17.2 C
Guatemala City
lunes, septiembre 27, 2021

Voluntad política para apoyar al sistema de Salud

Juan Carlos Zapata

Los jefes de bloque del Congreso de la República han estado discutiendo una Ley de emergencia que facilite las adquisiciones destinadas a la atención de la pandemia del covid-19 por parte del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

Luego del rechazo al Estado de Calamidad, los diecinueve bloques legislativos están en sesiones intensas trabajando de forma conjunta, lo cual es digno de reconocer y felicitar, para contar con una propuesta que ayude al país a mejorar los insumos necesarios que se requieren en el sistema de salud.

En el 2016, el Ministerio de Salud lideró un convenio con el Ministerio de Finanzas Públicas que contó con el apoyo técnico y financiero del sector privado a través de un proyecto de Fundesa y de Counterpart con fondos de Usaid, para crear un módulo sugerido de compras que ayudara a los hospitales nacionales a gestionar de mejor forma los inventarios. Luego de la implementación técnica del software y la capacitación administrativa a todas las 45 unidades ejecutoras de los diferentes hospitales y gracias a una inversión de casi US$800,000 dólares, se logró implementar el sistema que le ha generado más de US$45 millones de dólares en ahorros a los hospitales públicos, reduciendo en 25% el promedio de días de encamamiento de los pacientes.

El módulo sugerido de compras permite una eficiencia y transparencia del uso de los recursos, y genera un sistema que predice de manera algorítmica los montos de inventarios que se tienen disponibles, cuántos días se tendrán y cuándo se debe hacer la siguiente compra, separando los inventarios en aquellos de alto, medio, lento y bajo consumo.

Tres temas son críticos respecto a la ley que está ahora en discusión y que seguramente llegará hoy al Pleno para ser aprobada de urgencia nacional. Lo primero, es que es importante incluir en la ley, un artículo para hacer obligatorio el sistema del módulo sugerido de compras. Hasta ahora, los nuevos hospitales del covid-19 no se han conectado al sistema, ya que algunos no son unidades de compra.

Segundo, hay que establecer en ley que se sigan las recomendaciones del sistema. Hemos visto que unidades de compra en el Hospital Roosevelt tienen más de Q27 millones de quetzales en inventarios de lento consumo o en el Hospital San Juan de Dios, cuentan con más de Q21 millones de quetzales en inventarios que rotan en menos de 334 días y siguen comprando mensualmente. Esta forma ineficiente de gestionar las compras hace que no alcance el dinero para comprar aquellos inventarios que sí son de alto consumo.

Por último, es importante dotar de acceso a los medios de comunicación y a cualquier persona con un usuario y clave general que le permita a todo individuo conectarse al sistema, para verificar cómo se está comprando y poder fiscalizar.

Esto sería un gran paso en el camino correcto para lograr que los insumos del sistema de Salud se administren con una gestión eficiente, transparente y orientada a garantizar que nuestros impuestos sean ejecutados de la mejor manera, para salvar a más vidas y que el uso de herramientas tecnológicas, ayude a fomentar una mejora sustancial en la provisión de medicamentos.

El trabajo coordinado de los jefes de bloque es un ejemplo de que cuando hay voluntad política, se puede trabajar en beneficio de la población. Ojalá que así se hiciera para resolver otros problemas en temas como el capital humano, la infraestructura productiva, el agua y otros tantos, que requieren de iniciativas de ley que doten de mayor certeza jurídica al proceso de inversión pública en el país.

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas