14.9 C
Guatemala City
viernes, enero 21, 2022

El Estor, un nuevo caso de ingobernabilidad

Mario Mérida y Rafael Maldonado comentan los disturbios en El Estor, donde el Congreso aprobó el Estado de Sitio como medida para restaurar el orden en la región. Esto, en un contexto abundante en hechos que evidencian una situación de ingobernabilidad.

Roxana Orantes Córdova

Aun están calientes las cenizas en el Congreso y la escultura de José María Reina Barrios evidencia del vandalismo. Sin embargo, nuevos hechos violentos muestran que el país se debate en la ingobernabilidad.

- Advertisement -

Según el Banco Mundial, la gobernabilidad es:

“Un estilo de gobierno caracterizado por un mayor grado de cooperación e interacción entre el Estado y actores no estatales en el interior de redes de decisiones mixtas públicas y privadas”

La respuesta en El Estor, donde individuos dispararon contra la policía y pobladores resultaron afectados por el gas lacrimógeno, es reactiva, lejana a lo que se considera “gobernabilidad”.

Ingobernabilidad en El Estor, analizada por Mérida

¿Hay intencionalidad en mantener la ingobernabilidad para poner a prueba la capacidad de respuesta de las autoridades en el marco democrático?

Esta es la pregunta de Mérida al considerar las movilizaciones que parecen tener como fin mantener al país vigente en el contexto internacional, afirma.

Recientemente el Senado estadounidense desautorizó los fondos para la lucha contra la corrupción en tres países centroamericanos, lo que puede ser negativo para Guatemala.

También menciona que Guatemala no votó contra el gobierno nicaragüense y sumado a la confrontación con la prensa, en el país se comienza a comparar Guatemala con Nicaragua.

“El panorama de ingobernabilidad comienza a ser similar en ambos países”, afirma.

“Diferentes grupos podrían unirse”, señala Mérida

La ingobernabilidad en El Estor se suma a las demandas de ex patrulleros civiles. Esto podría implicar que este y otros grupos se unan en protestas antigubernamentales, afirma el analista.

Es casi imposible que el Estado los indemnice con la suma que pretenden, pero debiera establecerse un canal de información y negociación con este grupo, comenta.

“Al final, los veteranos y los campesinos podrían unirse y terminar como aliados”, dice.

Poca información, mucha distorsión

La falta de un canal de comunicación entre el gobierno y la ciudadanía motiva que se generen dudas, plantea Mérida, quien se pregunta por qué la asociación de pescadores es parte de la protesta.

“¿La minera ha contaminado el río? Esto no queda claro en la información que trasladan los informativos”, señala.

Otro elemento que señala es el silencio de líderes de opinión, “tanques de pensamiento” e instituciones como universidades o iglesias.

“Replantear el concepto de diálogo”

Entre los retos para el gobierno, el entrevistado menciona:

  1. Debe culminarse el proceso de vacunación.
  2. El Estado debe reducir las causas de la conflictividad, por ejemplo, reuniéndose con los diversos sectores.
  3. Conceptos como “diálogo” o “mesas de trabajo” ya resultan manidos y están desprestigiados. Por ello, Mérida sugiere “crear un nuevo concepto de comunicación entre el Estado y los sectores, a favor de la gobernanza”.

Maldonado: “el único fin es beneficiar a la minera”

“El estado de sitio fue decretado por Alejandro Giammattei con el único fin de beneficiar a la empresa minera, suspendida por sentencia firme de la Corte de Constitucionalidad.

El Ministerio de Energía y Minas ha certificado que la planta industrial se encuentra dentro de los límites de la licencia Fenix, razón por la cual debería estar sin operar, tal como lo está la empresa minera en Santa Rosa”.

 

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas