“Una justicia tardía no es justicia”, afirma Consuelo Porras en presentación del IV Informe del MP

«Una justicia tardía no es justicia», fue la premisa institucional del MP, que durante la gestión de Consuelo Porras logró cobertura nacional, aseguró la Fiscal General en la presentación de su cuarto informe de labores, horas antes de que Alejandro Giammattei confirme el nombramiento de un nuevo jefe del MP o la permanencia de Porras frente a esa institución.

Roxana Orantes Córdova

Una justicia tardía se origina, entre otros, en la falta de cobertura institucional, que durante la gestión de Consuelo Porras, fue un obstáculo superado por el Ministerio Público (MP), actualmente con presencia en todo el país.

- Advertisement -

«La población ya no tiene que recorrer grandes distancias para acceder a la justicia, porque esta se ha acercado a las comunidades», dijo la jefe del MP en su cuarto y posiblemente, último informe. Aunque existe la probabilidad de que esta misma tarde se anuncie su reelección, también se menciona que Alejandro Giammattei podría confirmar a otro aspirante.

Por ejemplo, a Hernry Alejandro Elías Wilson, uno de los seis abogados que integran la nómina. En redes se le menciona como una probabilidad y esta especulación parece más sólida si se añade la nota discordante expresada en la ausencia del embajador estadounidense William Popp, ya que el nombrado no respondería a los deseos de los demócratas estadounidenses, lo que implicaría que, si no se reelige a Porras, el nombrado sea un abogado que no se apegue al sector demócrata del Departamento de Estado.

Porras: ovaciones y críticas

«En mi administración hemos garantizado la atención con altos estándares de calidad, prueba de ello es que hoy por hoy contamos con 111 Agencias Fiscales Certificadas con el ISO 9001-2015», señaló la funcionaria, quien fue ovacionada al final de su presentación.

La independencia de las investigaciones, además de la cobertura, fue otra constante en el discurso de Porras, quien expresó:

«Estamos convencidos que cumplimos con el compromiso de garantizar la imparcialidad, la independencia y el respeto irrestricto al debido proceso y de los derechos fundamentales en nuestra actuación».

Pese a los avances demostrados por el MP, a Porras no le faltan detractores y el afán por defenestrarla, alcanzó a la institución que ella dirige. Críticas ideologizadas se enfocaron en el despido del jefe de sección FECI, Juan Francisco Sandoval y un hecho eminentemente administrativo se convirtió en un acto de represión política en el discurso pro CICIG-FECI que es auspiciado por países extranjeros, entre estos un sector de los demócratas estadounidenses y del Departamento de Estado.

Además, políticos de izquierda, como la diputada Andrea Villagrán, emitieron comentarios en redes con la clara intención de opacar la entrega del informe, que no se limita a FECI-Corrupción sino da cuenta de cómo una institución rezagada, con enorme mora judicial y con mínima cobertura, puede modernizarse y tener avances significativos en cuanto a investigación criminal.