“No nos dejen sin trabajo”: la petición de los mineros a PAHAME

“No nos dejen sin trabajo”, dice un cartel portado por representantes de la Asociación de Mineros Solidaristas de El Estor, quienes protestaron esta semana frente a las instalaciones de PAHAME, para demandar que se reanuden las labores en el puerto. El paro afecta a 2,500 trabajadores de CGN-PRONICO, donde ya comenzaron los despidos.

Redacción Perspectiva

La Asociación de Mineros Solidaristas de El Estor se manifestó frente a la sede de PAHAME, para pedir la reanudación de labores en el puerto.

- Advertisement -

Debido a un proceso legal entre PAHAME y PRONICO, la comercializadora decidió parar los embarques y salidas del puerto, lo que está afectando el embarque, tanto de las materias primas que ingresan, como los productos que se embarcan.

El paro en el puerto generó pérdidas para PRONICO, que ya inició con los procesos de liquidación a los trabajadores. Esta semana, 25 de ellos fueron despedidos.

“No nos dejen sin trabajo”

Con carteles que piden a PAHAME reflexionar para que los trabajadores no pierdan su fuente de ingresos, los mineros protestaron dos días seguidos frente a la sede de PAHAME. Al menos 250 miembros de la Asociación de Mineros Solidaristas de El Estor (AMSE), acudieron a la capital para pedir a la comercializadora que se reanuden las labores, indicó Rafael Artola, dirigente de la asociación.

Mynor Alva, vocero de los mineros, dijo a Perspectiva que la organización solidarista vela por el tema laboral, por lo que actualmente solicitan a la PAHAME que permitan a los barcos atracar y partir del puerto, ya que no solo se están afectando los salarios de por lo menos 2,500 trabajadores en la planta, sino todos los empleos indirectos en la comunidad, donde tampoco están llegando los fondos para varios proyectos de desarrollo que tiene la empresa en el lugar.

Además, ya iniciaron los despidos. Independientemente del proceso legal, los trabajadores solidaristas solicitan a PAHAME reanudar las labores. Sin embargo, no los han recibido para dialogar, explica Alva.