23.3 C
Guatemala City
domingo, septiembre 26, 2021

¿Cubanas españolas o francesas? Las croquetas siempre son deliciosas

¿Quién no las ha probado en un bar de tapas españolas o en un restaurante de comida cubana? De pollo, pescado, jamón o queso, las croquetas se presentan como un platillo fácil de preparar e idóneo para servir como boquitas o incluso como plato principal, acompañado de una ensalada.

Redacción Perspectiva

El origen de este platillo se remonta al inicio de la “cocina moderna”, cuando su ingrediente principal, la salsa bechamel, es mencionada en el libro “Le Cuisinier François” (1651), que inicia el paso de la cocina medieval a la moderna. El autor del libro, François Pierre de la Varenne, quien cocinaba para el rey Luis XIV, bautizó la salsa en honor del marqués de Nointel Louis de Bechameil, recaudador de impuestos y mayordomo de la corte.

En 1817 el “Chef de los reyes”, Antoine Cámere, sirvió a las antecesoras de las croquetas en una cena para el archiduque de Rusia, bautizándolas “croquettes a la royale”. Básicamente, se trata de bolitas formadas con salsa bechamel muy fría, a la que se mezcla cualquier carne o queso, y pasándolas por harina, huevo y miga, se fríen para lograr la textura crujiente por fuera y cremosa por dentro que caracterizan el platillo.

Entre las múltiples ventajas de esta receta, está la facilidad de su elaboración (todo depende de cuán fría esté la salsa), y el que puede usarse cualquier carne que haya quedado de una comida anterior.

Hoy presentamos una sencilla receta: croquetas de pollo, que el lector puede modificar usando la carne, queso o vegetal de su preferencia. Por ejemplo, las de hongos o espinaca con queso son muy sabrosas.

Ingredientes

Leche 1.5 litros
Mantequilla 130 gramos
Harina de trigo 160 gramos
Cebolla 20 gramos
Pechuga de pollo 50 gramos
Huevos 2
Pan rallado 50 gramos
Pizca de sal, pimienta y nuez moscada

Procedimiento

Caramelizar la cebolla y mezclar con el pollo cocido y finamente picado. Condimentar al gusto con sal y pimienta. Mientras tanto, preparar la bechamel friendo la harina en mantequilla, sin dejar que la mantequilla se oscurezca ni se formen grumos.

Agregar leche lentamente hasta disolver por completo la harina, logrando una salsa lisa que debe espesar y a la que se añade una pizca de nuez moscada y el pollo. Enfriar a temperatura ambiente y luego poner en refrigeración por lo menos dos horas, hasta que su consistencia permita formar bolitas.

Calentar suficiente aceite en un sartén o freidora, formar las croquetas y pasarlas por harina, miga de pan y huevo, en ese orden. Cuando estén perfectamente doradas, retirar del fuego, escurrir y disfrutar de este delicioso bocadillo.