14.9 C
Guatemala City
viernes, enero 21, 2022

Sandra Torres regresa y reconfigura la UNE

Con el retorno de Sandra Torres a la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), este partido enfrenta una coyuntura complicada para el grupo que se apartó de su líder y fundadora, cuya presencia reconfigura la UNE. Los analistas Secil de León y Christians Castillo explican la situación de estos diputados.

Roxana Orantes Córdova

El 31 de julio, el Tribunal de Honor de la UNE expulsó a Sandra Torres. Sin embargo, tres meses después, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), ordenó su reinstalación, hecho que marca el “principio del fin” para los disidentes.

- Advertisement -

Seis días después, 32 uneístas afines a la ex primera dama informaron a la Junta Directiva del Congreso que los actuales jefe y subjefe de la bancada mayoritaria serán Estuardo Vargas, José Inés Castillo y Vitelio Lam, pese a las declaraciones públicas de unidad expresadas por Torres.

La UNE se reconfigura

Esto despoja de casi todo el poder político al grupo de Blanco y Barreda, que además de perder las prebendas correspondientes a la jefatura de bancada (como dietas y más asesores), tendrán “cortas las riendas” del ejercicio político.

Sumado a lo anterior, se vislumbra que Torres podría promover la expulsión del grupo, quienes negociarían con otros partidos para continuar en la política o tendrán que iniciar la difícil construcción de un vehículo electoral, a un año de las elecciones.

“La bancada era gobernada por la parejita Blanco-Barreda”

Según explica Secil de León:

“La bancada era dominada por la parejita Orlando Blanco y Carlos Barreda con un grupo reducido de seguidores. Mientras, el resto esperaba que se resolviera la situación de Torres.

Y esto sucedió. Sandra retoma el control legal de la UNE y está en capacidad de hacer alianzas. Y suma a su grupo 32 diputados que podrían llegar a 40.

Blanco, Barreda y algunos diputados actuales de la UNE fueron funcionarios durante el gobierno de Álvaro Colom y han cogobernado en las siguientes administraciones, con una oposición negociada”, afirma De León.

Maniobras, victimización y señalamientos

Según De León, el panorama se complicó bastante para el grupo que pretendió desplazar a Sandra Torres. Provenientes del Colectivo de Organizaciones Sociales (COS), fueron funcionarios de Álvaro Colom.

Durante esa administración, tuvieron serios señalamientos en FONAPAZ y el Programa Nacional de Resarcimiento. Pero además, indica De León, lograron convencer a Torres para que no se postulara como candidata a diputada, sino a presidente.

“Esto lo hicieron para evitar su fiscalización y hacer lo que quisieran en el Legislativo. Pienso que lo más acertado para Sandra sería postularse como diputada en la próxima elección”.

Según afirma De León, Blanco-Barreda “son expertos en victimizarse. No sería raro que finjan atentados o denuncien persecución, para terminar en el exilio dorado con su tío Sam, del que Blanco fue oreja en el Congreso. No lo digo yo, lo dijo él en un programa que está grabado”.

“Ahora quedaron desplazados, de una manera aplastante. No son más que dos posibles perseguidos por la justicia por corrupción e impunidad. La política es cambiante. Cada día puede dar sorpresas”, concluye.

Elementos para el análisis de una división

Según Christians Castillo, hay tres aspectos que deben considerarse como contexto y antecedentes de estos hechos:

  1. La UNE es el partido más efectivo en la historia política del país, desde el retorno a la democracia. Es la organización política que ha tenido bancadas más numerosas.
  2. Luego de terminar un período presidencial, este partido no se disolvió como los demás que han gobernado.
  3. Cuenta con una amplia estructura territorial vigente. Sus bases son amplias.

Estas características permiten a Sandra Torres contar con una amplia base que la apoya en el interior, como se vio con el aval de los 32 diputados distritales.

En cambio, el grupo que se originó en el COS se ha elegido por listado nacional, lo que los deja con mínimo campo de acción política, de cara a posibles reelecciones y en el interior del Congreso.

¿Taracena, hacia un punto de “no retorno”?

Mario Taracena es uno de los diputados que se opuso francamente a Sandra Torres. En los últimos días, desapareció de la escena pública.

Castillo señala que Taracena es el último de los diputados que configuraron el quehacer político del Congreso, con décadas de presencia como legisladores. Entre ellos, menciona a Jaime Lohayza y Oliverio García Rodas.

“Ha sido un actor transversal en la UNE y en el escenario político. Nadie como él conoce el quehacer del Legislativo, órgano que contribuyó a configurar y del que conoce todos los detalles. Sin embargo, luego de esta reconfiguración en el partido donde milita actualmente, podría resultar desplazado y finalmente, retirarse”.

 

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas