Portillo y el partido con el curioso nombre «Comunidad Elefante»

Portillo más de una vez trató de participar como candidato, aunque en dos ocasiones le rechazaron la inscripción por falta de idoneidad y honorabilidad. Sin embargo, siempre logra incluir a sus partidarios, encabezados por su ex esposa. En esta elección, podrían participar con la Comunidad Elefante, que recientemente celebró su asamblea.

Redacción Perspectiva

Portillo es el nombre que muchos evocan como un líder carismático y para otros, sinónimo de que no se necesitan idoneidad y honorabilidad para mover los hilos de la política. Alfonso Portillo (2000-2004) es el único ex mandatario que fue extraditado a Estados Unidos por lavado de dinero y otros delitos vinculados con la corrupción, y pese a ello regresó vitoreado por sus admiradores para fundar BIEN.

- Advertisement -

De lleno en el negocio de las franquicias políticas, el ex presidente primero le apostó a CREO, luego a BIEN y hoy promueve el movimiento que si no logra una bancada numerosa, por lo menos podrá ser el de nombre más pintoresco en la historia política: Movimiento Elefante, que usa el amarillo como color insignia.

Portillo, entre críticas y adhesiones

Inmediatamente, admiradores del ex presidente lanzaron comentarios elogiosos para Alfonso Portillo, quien tiene como «as bajo la manga» a su ex esposa Evelyn Morataya, actualmente diputada de BIEN que sin embargo, no vaciló en promover una nueva agrupación, demostrando que los partidos franquicia y el transfuguismo, lejos de ser hechos cuestionables, son la práctica favorita de quienes hicieron carrera en la política.

Las críticas al ex mandatario son extremadamente duras, enfocadas en la corrupción que se atribuye a su gobierno, considerado campeón en ese tema.

Junto con Portillo, aparecen en la Comunidad Elefante varios políticos «reciclados», entre los que convergen actuales diputados de FCN Nación y BIEN. Además, se ha mencionado una alianza de este grupo con los tránsfugas de la UNE y algunos otros diputados independientes como Aldo Dávila, quienes buscarían reelegirse con banderas partidarias diferentes a las que los llevaron al Congreso.