“Una buena nutrición es la mejor protección en tiempos de pandemia”

Hoy platicamos con Andrea Rivas, nutricionista y experta en desarrollar programas de bienestar para empresas, quien nos ayuda a comprender más sobre la importancia de mantener una alimentación sana y los efectos de la pandemia en la nutrición.

Renée Saravia

Desafortunadamente, los casos de malnutrición a nivel mundial han aumentado de forma acelerada en el ultimo año, debido a los malos hábitos y mala alimentación que están teniendo las personas debido al confinamiento, la ansiedad, mayores horas de trabajo y otros factores relacionados con la pandemia del COVID-19.

¿Cómo ha afectado la pandemia en la nutrición de las personas?

La nutrición se ha visto afectada de muchas formas, empezando por estar influenciada por los altos niveles de ansiedad a los que las personas se han enfrentado, que es capaz de alterar las elecciones y el comportamiento frente a la comida. Además, a nivel metabólico, cambia cómo leemos los alimentos, cómo se procesan.

Adicionalmente en esta situación ha quedado en evidencia, más que siempre, lo indispensable es llevar una adecuada nutrición para mantener el sistema inmunológico en el mejor estado posible.

¿Cuáles son los principales efectos de la pandemia en la nutrición de las personas?

A pesar de que sin duda se incrementaron los niveles de ansiedad, si podemos rescatar que hay más interés por llevar una alimentación saludable, por entender cómo una nutrición adecuada nos apoya en cada proceso que llevamos a cabo, incluso más allá de solo tener un peso adecuado para la estatura. 

¿Cómo influyen los malos hábitos en la nutrición de las personas?

Hoy en día la Organización Mundial de la Salud coloca a la nutrición como uno de los principales factores modificables capaz de influir positiva o negativamente en nuestra salud, y se sabe que el 75% de las enfermedades crónicas no transmisibles, como diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades crónicas respiratorias, están relacionadas con hábitos nutricionales. Desde la posibilidad de desarrollarnos a la capacidad total de nuestro potencial físico y cognitivo hasta poder desempeñar nuestras actividades diarias de manera óptima dependen de nuestros hábitos.

¿Cuáles son los efectos de la mala nutrición en los niños?

En Latinoamérica actualmente existen 11 millones de niños en situación de malnutrición. En este caso estamos hablando no solamente de una desnutrición con una deficiencia de peso para la estatura, que se hace evidente, sino también de una alta incidencia de un fenómeno llamado hambre oculta, donde independientemente del peso corporal, existe un déficit claro de algún micronutriente, vitamina o mineral, que es esencial para el desarrollo de ese niño.

Esto afecta el crecimiento físico, desarrollo congnitivo y procesos de aprendizaje de todos ellos, y uno de cada cinco niños ya tiene un impacto en su crecimiento a consecuencia de una nutrición insuficiente. Un niño que no puede alimentarse de manera completa se convertirá en un adulto con mayores riesgos para la salud y con menor capacidad de independencia económica.

El movimiento regional Nutriendo Su Potencial, busca justamente llegar a familias y niños a través de actividades de talleres on line, programas de alimentación, desarrollo de huertos para ser más sustentables y muchas otras iniciativas para mejorar estos números e impactar a largo plazo a miles de familias de nuestra región.

¿Cómo puede detectarse la malnutrición en los niños y en la familia en general?

Una de las formas más fáciles y comunes es tomando la relación de peso para la estatura, mejor conocido como índice de masa corporal, sin embargo para determinar por ejemplo hambre oculta que también es una forma de malnutrición si es necesaria la evaluación por parte de especialistas para evaluar signos o síntomas de déficit de algun micronutriente e incluso una determinación de valores en sangre en algunos casos.

¿Qué recomendaciones le daría a las familias para implementar mejores hábitos alimenticios?

Para mejorar los hábitos alimenticios hay que partir del principio de que una alimentación saludable es una alimentación completa, donde no se omite ningún grupo de alimentos.

Incluir suficiente agua, lácteos, proteínas, carbohidratos, verduras, frutas y grasas saludables es indispensable para poder decir que una alimentación es balanceada. Una forma muy práctica de hacerlo es apuntar a consumir al menos 30 alimentos diferentes de origen vegetal en el transcurso de una semana y así garantizar variedad.

¿Cuáles considera que son los alimentos fundamentales para garantizar una buena nutrición?

Todos los alimentos que forman parte de nuestras pirámides nutricionales o del plato saludable son fundamentales, sin embargo no existe un alimento fundamental sino un nutriente fundamental.

Por ejemplo, todos necesitamos tener muy buenas dosis de calcio, cuya fuente principal son los lácteos pero si alguna persona no consume lácteos por ser intolerante a la lactosa podría obtener el calcio que necesita de otras fuentes vegetales.

De modo que de manera indispensable debemos tener verduras, frutas de muchos colores diferentes, proteínas (pollo, pescado, carne de res, lentejas, frijoles, garbanzos…), carbohidratos (arroz, papa, pasta, plátano, camote…) y grasas saludables (Aceite de oliva, aguacate, almendras, nueces, aceitunas…), si comemos alimentos de diferentes aportes, será completa y suficiente.