15.6 C
Guatemala City
sábado, noviembre 26, 2022

Guatemaltecos quieren elecciones sin tacha

Ciudadanos guatemaltecos de orientaciones tan disímiles como los abogados Alejandro Balsells y Giovanni Fratti coinciden en un punto: por algún motivo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), insiste en modificar contra reloj el sistema de votación, lo que motiva suspicacias sobre la transparencia del evento electoral.

Roxana Orantes Córdova

Guatemaltecos que sostienen posiciones ideológicas divergentes, como los abogados Balsells y Fratti, confrontados por el intento de reformas constitucionales en 2017, manifestaron su acuerdo en exigir a los magistrados del TSE que mantengan el sistema de votación actual, vigente desde 1985 y que hasta el momento, se considera confiable.

Llama la atención que el ente electoral, hasta hace poco una de las escasas instituciones con reputación intachable en Guatemala, haya cambiado de rumbo, al punto que en septiembre recién pasado dio marcha atrás a la pretensión de invertir poco más de Q 600 millones en el sistema de la cuestionada Smartmatic, debido a que grupos ciudadanos denunciaron el intento de compra y ejercieron la auditoría social.

Además de que la empresa Smartmatic International Holding B.V. ha sido cuestionada por los resultados electorales en varios países latinoamericanos, en Guatemala el intento de esta compra llegaba al escándalo. El representante legal de la empresa es el ex viceministro de Gobernación de Alejandro Giammattei, Elizandro López Flores.

Aunque el TSE pareció dar marcha atrás al intento de compra, el domingo 4 de noviembre, publicaron en diarios una nueva convocatoria a la compra del mismo servicio, pero repartido de la siguiente forma:

  • Equipo de computación para digitalización, digitación e impresión del proceso electoral 2023;
  • Servidores del centro de datos para el proceso electoral 2023;
  • Software e infraestructura tecnológica para digitalización, transmsión, digitación, verificación y publicación de resultados preliminares e información del proceso electoral 2023;
  • Software e infraestructura tecnológica para registro y estadísticas de votantes, e identificación biométrica en el proceso electoral 2023;
  • Servicio de instalación y equipamiento tecnológico del centro de prensa y otras áreas de difusión de resultados preliminares en el Centro Nacional de Información del proceso electoral 2023 y
  • Servicio de comunicación satelital portátil para conectividad de centros de votación en el proceso electoral 2023.

El jueves 10 a las 10 a.m., el TSE presentará una conferencia de prensa. Grupos ciudadanos convocaron a los secretarios de los partidos políticos y ciudadanía en general a acudir para cuestionar al ente electoral sobre la transparencia del proceso.

¿Fraude contra reloj?

Giovanni Fratti, de Guatemala Inmortal, es uno de los más insistentes opositores a que Guatemala cambie el sistema de votación, especialmente si se intenta con el ya demeritado Smartmatic, usado en varios países donde los resultados electorales fueron “sorprendentes”.

Además de denunciar lo fatal que sería implementar un sistema diferente, Fratti insiste en que hubo fraude en 2019. “No vamos a dejar que nos hagan otro fraude como en 2019”, dijo en un vídeo donde denunciaba que el TSE insistiría en cambiar el sistema, como efectivamente sucedió.

El proceso de 2019 estuvo lleno de cuestionamientos, ya que se basó en reformas a la Ley Electoral que a la fecha, no fueron tocadas por el Congreso y serán la normativa para la próxima elección.

Con la misma ley electoral y la insistencia del TSE en modificar el sistema de votación (sin tiempo para probarlo ni informar a la ciudadanía), los indicios de fraude son alarmantes, expuso Fratti más de una vez en sus redes sociales.

Guatemaltecos exponen dudas y preocupaciones por opacidad

Hoy, un grupo de ciudadanos diverso, que incluye al ex diputado Alvaro Pop, un ex magistrado del TSE, Madres Angustiadas, ASIES y el Movimiento Cívico Nacional, entre otros, entregó una carta al ente electoral, exponiéndole

El cambio de sistema que pretende hoy el TSE, alarma a “tirios y troyanos” por igual. Los ciudadanos guatemaltecos, sean de “izquierdas o derechas”, que se preocupan por la transparencia del proceso, argumentan que:

1. Guatemala tiene un sistema confiable. La implementación de nuevas tecnologías, podría reñir con los procedimientos establecidos.

2. El nuevo sistema se implementaría contra reloj, sin dar tiempo a la ciudadanía de conocer la nueva modalidad para votar, lo que omitiría pruebas piloto e información a los votantes.

3. El TSE estaría alterando el modelo establecido, que desde 1985 está reconocido por su confiabilidad y transparencia (con todos los errores que pudiera tener)

4. El nuevo sistema centralizaría el proceso, quitando todo el poder a las Juntas Electorales, una de las pocas instituciones respetables en el país.

5. La onerosa adquisición de un modelo incierto no es necesaria para el proceso.

Estos y otros cuestionamientos, fundamentan la solicitud de los grupos citados al TSE, al que exigen no alterar el sistema de votación que históricamente, ha sustentado el prestigio de las elecciones en Guatemala.

 

Suscríbete a Nuestro Boletín

¡No te pierdas las noticias más relevantes y contenido exclusivo! 📲

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas