16.2 C
Guatemala City
lunes, enero 18, 2021

El saldo del vandalismo

Además de heridos, capturados y un autobús quemado, la protesta del sábado y una réplica de esta el lunes 30 frente al Congreso, dejan como saldo una mayor división entre los guatemaltecos y devela que algunos diputados no reparan en “corrección política” cuando se trata de cumplir con objetivos que parecieran tendientes a incidir en la acción legislativa.

Roxana Orantes Córdova

Un antecedente necesario es recordar que cada año, inmediatamente antes de que el Organismo Legislativo inicie su receso anual, se producen protestas en el Congreso. Generalmente están enfocadas contra el Presupuesto General de la Nación y a esta demanda, se añaden otras coyunturales.

También es preciso comentar que desde 2015, a las protestas se suman las demandas de renuncia contra el mandatario de turno. Jimmy Morales transcurrió sus cuatro años de gestión sorteando esta demanda de grupos no muy numerosos, pero que parecen tener aval de importantes aliados.

El sábado 29, la afluencia de manifestantes a la Plaza de la Constitución fue mucho menor (alrededor de una tercera parte, según las fotos), que el anterior, cuando la demanda era oponerse al Presupuesto General de la Nación, finalmente desestimado por los legisladores, que dejaron vigente el de 2020.

Sin embargo, no por ser menos “hicieron menos ruido” y un grupo de estudiantes universitarios con cascos, bates e incluso un palo de golf, desfilaron cerca de las dos de la tarde por la Sexta Avenida, hacia la Plaza de la Constitución, donde había una tribuna similar a la del 22.

Las primeras horas de la manifestación se caracterizaron por “performances”, “acciones” y otras muestras que derivan del llamado “arte contemporáneo”. Por ejemplo, un individuo muy parecido al legislador Aldo Dávila, quien fue expulsado de Winaq, ejecutó una representación burlesca del mandatario, imitando la discapacidad de Alejandro Giammattei.

Otros manifestantes aparecieron con un ojo tapado, para demostrar su “solidaridad” con los dos heridos que el sábado anterior perdieron el ojo. En los discursos abundaron las frases obscenas y los insultos, que desmarcaron esas expresiones de cualquier pronunciamiento cívico.

En esta muestra de descontento, no faltaron algunos que mantenían la consigna contra el Presupuesto General de la Nación ya archivado, si bien se sumaron argumentos como las dietas de los diputados y las críticas al diputado Rubén Barrios, (casi desconocido por su acción parlamentaria), quien en una sesión afirmó: “delante de cualquier comelón de frijoles estaremos de pie todo el tiempo”.

La frase, bastante desafortunada, fue magnificada mediáticamente y tuvo mucho mayor trascendencia que si hubiera sido pronunciada en un contexto diferente al actual, donde además de la reciente protesta del 22, gravitan en el ambiente político el tema del antejuicio contra dos magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC) y muy oportunamente, la resurrección de la exigencia para reformar la Constitución Política de la República.

La reseña anterior, que pretende mostrar el panorama de la manifestación, contiene un primer saldo de este hecho, así como el del 22 y el del 30: las protestas parecen  motivadas por emociones, mucho más que por razones.

Pese al amparo provisional otorgado a Rodas por la CC, el Congreso anunció que el antejuicio contra los magistrados Gloria Porras y Francisco de Mata Vela continuará su curso, lo que podría motivar nuevas y fuertes protestas en las cercanías del Congreso. Esto, aunque las protestas de los sábados en “la Plaza” podrían diluirse gradualmente.

Policías y periodistas, entre los más afectados

Otra consecuencia del vandalismo y la violencia desencadenadas en la manifestación fue que entre los más afectados estuvieron agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y periodistas. Cinco agentes y cinco personas identificadas como periodistas fueron heridos, aunque no con la misma gravedad que en la protesta anterior.

Un dato relevante, es que manifestantes golpearon con un hierro a una periodista que labora en una agencia de prensa feminista. Los criminales la acusaron de ser “feminista infiltrada”, lo que aporta un pequeño indicio sobre la variedad de personas que se encontraban en el lugar.

Fue evidente la intención de agredir a los agentes, maniatados por un recurso de amparo que la CC, otorgó a Jordán Rodas, Procurador de los Derechos Humanos (PDH), el cual tuvo una vigencia extendida del 22 al 30 de noviembre, por un aparente error que finalmente fue providencial para los grupos violentos que aprovecharon la manifestación para golpear indiscriminadamente a policías y periodistas, además de quemar una unidad de Transmetro y pintar la fachada del Palacio Nacional de la Cultura con una leyenda que según se comenta, identifica a la Mara Salvatrucha de la región centroamericana.

Dos individuos fueron detenidos por el vandalismo y ninguno de ambos es estudiante universitario: Ángel Raúl Reyes Arias (24), hondureño que afirma ser “malabarista” callejero, y Douglas Estuardo Cuéllar Quezada (18), quien según los medios de comunicación, salió de un hogar de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, por haber alcanzado la mayoría de edad, y desde 2012 había huido de su casa, por la alerta Alba Kenneth que se activó por su desaparición.

Con serios problemas en su entorno, ambos detenidos se sumaron a la manifestación de forma espontánea y sus acciones descontroladas contribuyeron a sembrar el caos y la violencia.

Giammattei, con varios frentes abiertos

Con un vicepresidente abiertamente distanciado de su equipo, Alejandro Giammattei  termina su primer año de gestión entre cuestionamientos y luego de sortear la pandemia de COVID-19 sin una estrategia definida.

Guillermo Castillo anunció que renunciaría y pidió a Giammattei sumarse a su intención el viernes 20 de noviembre. Hasta el momento, el vicemandatario no ha vuelto a expresar esto, y las críticas que expresaba en redes disminuyeron, si bien desairó a la Comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuando declinó reunirse con sus representantes.

Además del vicemandatario, el PDH Jordán Rodas es otro funcionario que toma distancia de Giammattei. Si bien la PDH tiene como misión defender a los ciudadanos de los abusos estatales, Rodas muestra una continua oposición, que se expresó en su intento de arengar a los ciudadanos en la concentración del 22, cuando fue abucheado.

El PDH ha tenido un papel protagónico en estos sucesos y fue evidente su contradicción cuando, primero impulsó un amparo para impedir la acción policiaca y posteriormente, los señaló de mantenerse impávidos ante el vandalismo. Sin embargo, expertos señalan que la PNC puede actuar si el PDH acude como mediador y en el caso puntual del autobús incendiado, no se presentó al lugar de los hechos para pedir la intervención policial.

A diferencia del vicepresidente, Rodas sí se reunió con la delegación de la OEA y según escribió en su Twitter:

“A la delegación de la @OEA_oficial se le expuso que en #Guatemala no existe ningún golpe de Estado, lo que hay es una profunda crisis de gobernabilidad, una clara vulneración a los derechos humanos y agresiones y limitaciones a la labor de los periodistas”.

Lo anterior, en alusión al documento que Giammattei mandó a la OEA, cuando invocó la Carta Democrática Interamericana para denunciar una “grave amenaza institucional” y calificó los actos criminales como “un medio de grupos minoritarios para forzar un verdadero golpe de Estado”.

Al mismo tiempo, un grupo considerable de organizaciones sociales está pidiendo la visita in loco de una representación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para verificar las acciones de la fuerza pública en las manifestaciones.

Finalmente, pero muy alarmante, es el saldo de la enorme división que las protestas en la capital y algunos departamentos están originando entre la ciudadanía. En grupos de Whatsapp ya se reporta la intención de algunos ciudadanos de armarse para salir a enfrentar a los manifestantes violentos, en caso de que el sábado se realicen nuevas protestas.

Y esto sería de consecuencias imprevisibles para un país donde la coyuntura política marcada por las protestas ha relegado el tema de la pandemia (que excepto por las mascarillas pareciera no existir), así como los más de 85 mil evacuados por las tormentas recientes.

Últimas Noticias

Moto, electo magistrado de la CC

El juez Mynor Moto ganó la elección en el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), donde se enfrentó en segunda...

Caravana motiva discrepancias

Por lo menos 21 migrantes resultaron positivos a la prueba de coronavirus, mientras algunos de los 9 mil que calcula el gobierno...

Sorprendente video de Quetzal captado en San Rafael Pie de la Cuesta

Un grupo privilegiado de guardarrecursos captó un Quetzal en el parque municipal San Rafael Pie de la Cuesta, San Marcos. El video...

Migrantes atacan a fuerzas de seguridad en Vado Hondo, Chiquimula

Un grupo de migrantes hondureños secuestraron varios tráileres para romper el cordón de seguridad en el km177, Vado Hondo, Chiquimula. Imágenes captadas...
- Advertisement -

Noticias Recomendadas

Moto, electo magistrado de la CC

El juez Mynor Moto ganó la elección en el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), donde se enfrentó en segunda...

Caravana motiva discrepancias

Por lo menos 21 migrantes resultaron positivos a la prueba de coronavirus, mientras algunos de los 9 mil que calcula el gobierno...

Sorprendente video de Quetzal captado en San Rafael Pie de la Cuesta

Un grupo privilegiado de guardarrecursos captó un Quetzal en el parque municipal San Rafael Pie de la Cuesta, San Marcos. El video...

Migrantes atacan a fuerzas de seguridad en Vado Hondo, Chiquimula

Un grupo de migrantes hondureños secuestraron varios tráileres para romper el cordón de seguridad en el km177, Vado Hondo, Chiquimula. Imágenes captadas...