Denuncia contra ex embajador devela aspectos de la injerencia extranjera en Guatemala

La denuncia de Igor Bitkov contra Todd Robinson es explicada por él y la abogada Victoria Sandoval, quienes señalan por tráfico de influencias y traición impropia al ex embajador estadounidense.

Roxana Orantes Córdova

«Robinson no es EE.UU. sino un funcionario de alto rango que no trabajó para los intereses de su país y afectó la institucionalidad de Guatemala», afirma Bitkov.

- Advertisement -

El hecho se produce poco después de una invitación del embajador sueco Hans Magnusson a los miembros de la comisión que postulará candidatos a Fiscal General para reunirse con representantes del G13, que según un comunicado del gobierno guatemalteco es una acción contraria a la Convención de Viena.

Aunque luego del comunicado gubernamental el diplomático descartó la reunión, palabras como «soberanía» e «injerencia» volvieron a ocupar espacios en las redes sociales.

Denuncia por tráfico de influencias y traición impropia

Esta mañana, Igor Bitkov se presentó ante el Ministerio Público (MP), para solicitar que se investigue a Todd Robinson por tráfico de influencias y traición impropia.

«Presentamos suficientes pruebas para que el MP decida si investigará a Robinson y esperamos que los Estados Unidos también investigue. Robinson no veló por los intereses de su país», afirma Bitkov.

Según el denunciante, Robinson influyó en procesos de elección de jueces y magistrados. Por ejemplo, indica, la influencia en el Congreso para el nombramiento de Gloria Porras afectó personalmente a él y su familia, además de muchos guatemaltecos.

«La denuncia es para terminar con abusos como este, cometidos por funcionarios de alto rango que dañan la institucionalidad», dijo Bitkov.

«La injerencia afectó la independencia jurídica», afirma Sandoval

Victoria Sandoval, del equipo legal asesor de los Bitkov, enfatiza que la denuncia fue interpuesta a título personal por Igor Bitkov y en 2018 recibió el premio Magnitsky a los derechos humanos por este caso.

«Con esta denuncia, Igor quiere evidenciar cómo se afectó al sistema judicial de Guatemala a través de la abierta injerencia extranjera», señala Sandoval.

Afectó directamente a la familia Bitkov, porque los fallos de los magistrados Gloria Porras, Francisco de Mata Vela y Bonerge Mejía en ese caso, siempre complacían a la CICIG-MP, aunque hubiera ilegalidades, dice Sandoval.

«En una ocasión, la CC falló a favor de los Bitkov, días antes de que denunciáramos el caso ante la Comisión Helsinki, en Washington. Poco después la CC se retractó, cuando Erika Aifán presentó un recurso».

Sobre la actual controversia por la fallida invitación del embajador sueco a los miembros de la comisión postuladora, Sandoval escribió en sus redes sociales:

«La intromisión de diplomáticos extranjeros en asuntos internos atenta contra la certeza jurídica ya que viola la independencia judicial de Magistrados de OJ, CC y objetividad de FG, PDH y PGN».

¿Injerencia vs soberanía?

En su momento, todos los medios detallaron la forma en que Robinson se comportó en Guatemala como un procónsul del Imperio Romano. Entre otras, llamó «imbéciles» a los diputados que no avalaban una propuesta de reformas constitucionales plagada de errores jurídicos e inconstitucionalidades (según varios constitucionalistas).

Entre otros, fue muy mediático que Robinson amenazó a diputados y funcionarios con el retiro de la visa estadounidense si no cumplían sus exigencias. Incluso el diputado Mario Taracena reconoció la influencia de Robinson en los legisladores.

Que Robinson no es EE.UU., se evidencia en la posición de otros estadounidenses influyentes. En una audiencia sobre independencia judicial en América Central, el representante Chris Smith expuso cómo Todd Robinson se habría alineado con actores políticos de la izquierda».

«La demanda busca sentar un precedente para que no se repitan hechos como los de 2016», concluye Sandoval al comentar los datos que documentan los diferentes medios de comunicación y páginas oficiales.