Virgen del Cerrito del Carmen, 400 años de devoción

La Virgen del Carmen da nombre a uno de los lugares emblemáticos de Guatemala, el Cerrito del Carmen. Su llegada se entrelaza con la fundación de la Ciudad en el valle de la Ermita. Hoy, Perspectiva comparte la historia de la Virgen del Cerrito del Carmen.

María Renée Saravia

La celebración de la Virgen del Carmen, es la fiesta principal del Cerrito del Carmen. Desde su llegada al Valle de las Vacas hace 400 años, la imagen de la Virgen del Carmen contó con un gran número de devotos que pronto comenzaron a expresar la  protección divina de la Virgen del Carmen.

- Advertisement -

La imagen de la Virgen del Carmen fue traída a Guatemala por el ermitaño Juan Corz, personaje  virtuoso que forma parte de la historia fundacional del  Cerro del Carmen. Era considerado  autor de milagros en el tiempo que fue protector de la Virgen del Carmen.  Tanto su llegada a Guatemala como su desaparición estuvieron rodeadas de un misterio que género diversas interpretaciones al respecto.

Corz, había salido de su tierra natal para realizar el peregrinaje a Jerusalén, a su regreso  pasó por el monasterio de Ávila, lugar donde le confiaron  traer a Guatemala una imagen de la Virgen dejada por Santa Teresa de Jesús con instrucciones de ser llevada a América para su protección.

Según, cuenta la historia, Santa Teresa de Jesús pidió a las hermanas del convento que trasladaran la imagen a América para que fuera venerada, pues a sus pies se fundaría una gran ciudad.

Fue así que Juan Corz llegó a Guatemala con la imagen de la Virgen del Carmen y  buscó el sitio apropiado para cumplir con la promesa realizada. Siguiendo el camino Real, llegó al  Valle de las Vacas, hallando en la zona conocida como El Rincón de la Leonera, un peñasco donde encontró dos cuevas que consideró adecuadas para su resguardo  (se guarda registro de su veracidad gracias a la tradición oral y su registro oportuno). Permaneció en este sitio, en donde fue acogido por los pobladores, quienes regularmente llegaban a visitar a la Virgen del Carmen.

Finalmente Juan Corz visitó un cerro que inmediatamente le recordó el Monte Carmelo. Fue así que decidió pedir ayuda a los pobladores para construir la primera capilla para la imagen de la Virgen del Carmen.

En los años siguientes fue construida la ermita del Cerro del Carmen en 1620, motivo por el cual el Valle de las Vacas, fue bautizado como Valle de la Ermita. Posteriormente  fueron llevadas varias familias de indígenas de Canalitos, originarios de Santa Cruz Vera-Paz  para confiar  su cuidado y protección.

Casi un siglo después sería trasladada la Ciudad de Guatemala al Valle de la Ermita, tal como había señalado la Santa.

Cien años después de la fundación de la primera iglesia, se dispuso construir una iglesia mayor en la parte de abajo del Cerro, quitándole el título de Parroquia a la Iglesia del Cerro del Carmen, pasando por una época de abandono debido a la falta de cura. Con  el traslado de la Ciudad de Guatemala al Valle de la Ermita en 1776, se inicia la reconstrucción de la Iglesia por encargo de Juan Morales y Alfaro, debido a los daños ocasionados en las vigas del techo por el paso del tiempo. Posteriormente la Iglesia sufriría otras transformaciones a consecuencia de desastres naturales.

Durante la década de 1930, se realizan trabajos de remodelación, que incluye la jardinización, el empedrado, la construcción de pérgolas y bancas donadas por familias o embajadas, así como la donación del gobierno mexicano de una fuente con azulejos estilo Puebla, decorada por cabezas de león. A finales de 1970,  durante la alcaldía de Manuel Colom Argueta se construyó un tanque de agua municipal debajo de la plaza de la Iglesia.

Desde su llegada al Valle de las Vacas, la imagen de la Virgen del Carmen contó con un gran número de devotos que pronto comenzaron a expresar la  protección divina de la Virgen del Carmen.

En el 2001, la Virgen del Carmen fue robada, sin embargo se recuperó en el 2003, situación que fortaleció la creencia de la voluntad de la Virgen del Carmen a permanecer en el Cerrito.

La fiesta de la Virgen del Carmen, marca la llegada de la feria que llega al Cerro del Carmen cada año. Sin embargo este año la feria y el resto de celebraciones que conmemoran los 400 años de la llegada de la imagen de la Virgen del Carmen a Guatemala tendrán que ser celebrados a puerta cerrada.