Manuscrito de Mozart y libro de Enola Gay son subastados

Un manuscrito de Mozart, un libro de vuelo del bombardeo de Hiroshima y un fragmento de una Biblia de Gutenberg, así como una sotana usada por el Papa Francisco, son algunos de los objetos que se ofrecen en una venta online de la empresa estadounidense Heritage Auctions.

Reuters

Cincuenta y dos lotes se ofrecen en la subasta histórica de la sesión de platino, que abarca «500 años de innovación humana» y cubre campos como la literatura, la ciencia y la historia. «Empezamos con una hoja de la Biblia de Gutenberg, es decir, de 1452 aproximadamente, a el material que llegó a la luna en el Apolo 11», explicó a Reuters Samantha Sisler, directora de subastas de colecciones especiales de Heritage Auctions.

- Advertisement -

La Biblia de Gutenburg fue el primer libro impreso de importancia en el mundo, del que sólo sobreviven unas pocas docenas de volúmenes.

Manuscrito y otros objetos, un lote impresionante

Uno de los lotes más importantes, con una puja de 400.000 dólares el jueves, es un cuaderno de bitácora escrito por el capitán Robert A. Lewis, oficial de las Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos, uno de los pilotos del Enola Gay, el avión que lanzó la primera bomba nuclear utilizada en la guerra sobre la ciudad japonesa de Hiroshima el 6 de agosto de 1945.

«Tienes ocho páginas de sus pensamientos(…), hora a hora, minuto a minuto de lo que pasó exactamente(…), en el viaje en avión a Hiroshima», dijo Sisler.

«Y entonces lanzaron la bomba. Y escribe literalmente: ‘Habrá un breve intermedio en un momento en que bombardeamos’, y punto(…). Es increíblemente significativo(…), las palabras no pueden describir lo que se siente cuando se tiene esta cosa en las manos. Algo que presenció los albores de la era nuclear».

Otros lotes están relacionados con la pionera de la aviación estadounidense Amelia Earhart, que desapareció en un momento en que intentaba dar la vuelta al mundo en 1937, e incluyen fotografías y cartas, así como un telescopio perteneciente al astrónomo Clyde Tombaugh, que descubrió Plutón.

También hay borradores de autores como el creador de Sherlock Holmes, Arthur Conan Doyle, y manuscritos de trabajo de los compositores Wolfgang Amadeus Mozart y Ludwig van Beethoven.

«Tienen correcciones y anotaciones… se puede ver su genio trabajando en un momento en que escriben, en un momento en que corrigen, en un momento en que cambian de opinión y refinan», dijo Sisler.