23.6 C
Guatemala City
domingo, octubre 24, 2021

Los primeros Homo sapiens en Europa se enfrentaron a climas subárticos

Los grupos humanos pertenecientes a una de las primeras oleadas de dispersión de nuestra especie en Europa se enfrentaron a unas condiciones climáticas muy frías.

Por DPA

Es la conclusión del análisis de isótopos estables de oxígeno del esmalte dental de los animales sacrificados por los humanos que ocuparon la cueva de Bacho Kiro (Bulgaria), entre hace unos 46.000 y 43.000 años.

- Advertisement -

Los restos arqueológicos de la cueva de Bacho Kiro representan actualmente los vestigios más antiguos conocidos del Homo sapiens del Paleolítico Superior en Europa, y abren así una ventana única a la época en que nuestra especie comenzó a salir de Levante y a establecerse en las latitudes medias de Eurasia como parte de un fenómeno arqueológico denominado Paleolítico Superior Inicial.

El proceso de cómo nuestra especie se dispersó hacia nuevos entornos en esa época representa un importante punto de inflexión evolutivo que finalmente llevó al Homo sapiens a poblar todos los continentes y una gran diversidad de zonas climáticas y entornos.

Los mecanismos que facilitaron las oleadas iniciales de expansión siguen siendo objeto de debate, pero la mayoría de los modelos basados en la correlación de yacimientos arqueológicos con archivos climáticos espacialmente distantes han indicado hasta ahora que los grupos humanos se apoyaron en condiciones climáticas más cálidas para extenderse a nuevos entornos más septentrionales.

Utilizando pruebas directamente de las capas arqueológicas de la cueva de Bacho Kiro, el equipo del Max Planck ha podido demostrar ahora que los humanos han soportado condiciones climáticas muy frías, similares a las típicas del norte de Escandinavia actual, durante varios miles de años.

“Nuestras pruebas demuestran que estos grupos humanos eran más flexibles en cuanto a los entornos que utilizaban y más adaptables a diferentes condiciones climáticas de lo que se pensaba”, afirma en un comunicado la autora principal, Sarah Pederzani, investigadora del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y de la Universidad de Aberdeen.

Jean-Jacques Hublin, director del Departamento de Evolución Humana del Instituto Max Planck, añade que “con estos nuevos conocimientos, ahora habrá que construir nuevos modelos de la expansión de nuestra especie por Eurasia, teniendo en cuenta su mayor grado de flexibilidad climática”.

Utilizando directamente materiales arqueológicos, como los restos de herbívoros descuartizados por los humanos, para generar datos climáticos, el equipo de investigación sobre paleoclima -dirigido por Pederzani y Kate Britton, también investigadora del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y de la Universidad de Aberdeen- pudo establecer un registro muy sólido de las condiciones climáticas locales que se relaciona específicamente con la época en que los humanos habitaban la cueva.

Esta técnica permite asignar con mayor seguridad el contexto climático local en comparación con la correlación cronológica más comúnmente utilizada entre los datos arqueológicos y los archivos climáticos de diferentes localidades que constituyeron la base de gran parte de la investigación existente sobre la adaptabilidad climática humana – realmente nos da una idea de cómo era la vida “sobre el terreno”, dice Britton.

“Sin embargo, debido a la naturaleza del análisis, que requiere mucho tiempo, y a la dependencia de la disponibilidad de determinados restos de animales, los estudios de isótopos de oxígeno u otras formas de generar datos climáticos directamente a partir de yacimientos arqueológicos siguen siendo escasos para el período de tiempo en que el Homo sapiens se extendió por Eurasia”, añade Pederzani.

De hecho, este estudio del Max Planck es el primero que se realiza en el contexto del Paleolítico Superior Inicial y, por tanto, podría arrojar resultados tan sorprendentes.

Pederzani dedicó un año a realizar trabajos de laboratorio desde la perforación de series de pequeñas muestras de los dientes de los animales hasta la preparación de la química húmeda y la espectrometría de masas de relación isotópica estable para obtener todos los datos necesarios.

“A través de este análisis intensivo en tiempo, que incluyó un total de 179 muestras, fue posible obtener un registro muy resuelto de las temperaturas del pasado, incluyendo estimaciones de la temperatura de verano, invierno y media anual para ocupaciones humanas que abarcan más de 7.000 años”, dice Pederzani.

Las excavaciones renovadas en la cueva de Bacho Kiro, realizadas por un equipo internacional dirigido por los investigadores del Max Planck Jean-Jacques Hublin, Tsenka Tsanova y Shannon McPherron, y Nikolay Sirakov, del Instituto Nacional de Arqueología con Museo de la Academia Búlgara de Ciencias de Sofía (Bulgaria), se iniciaron en 2015 y han aportado un rico registro arqueológico de la actividad humana en la cueva, incluidos los restos de ocupaciones que representan la aparición más temprana conocida del Homo sapiens del Paleolítico Superior en Europa.

Los depósitos de la parte inferior del yacimiento contenían un gran número de huesos de animales, herramientas de piedra, colgantes e incluso fósiles humanos y constituyeron la base del estudio climático para investigar las condiciones ambientales que los humanos experimentaron cuando se extendieron por primera vez en el sureste de Europa desde el Levante.

 

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas