16.4 C
Guatemala City
viernes, septiembre 23, 2022

El mindfulness y el bienestar organizacional

Al implementar programas de bienestar se debe buscar el compromiso real de la dirección y una vez que se obtiene debe partir de arriba para efectuar un trabajo en línea con todos los líderes, porque el bienestar implica liderar de otra manera.

Silvia Escribano, Directora de de la especialización de Mindfulness de ADEN International Business School

Se puede definir el bienestar organizacional como la capacidad que tiene una organización de poner a disposición de sus colaboradores, condiciones, procesos de trabajo y formación, con el fin que éstos pongan a disposición de la empresa sus capacidades.

- Advertisement -

Dicho de otra manera, el bienestar organizacional es un baile entre el trabajador y la empresa. Un baile donde los dos tienen una responsabilidad de una parte activa. El colaborador es responsable de decidir que le hace feliz de su trabajo y la organización tiene la responsabilidad de poner a disposición del trabajador todos los medios que le permitan a éste desplegar sus talentos.

Cabe mencionar que durante la pandemia se ha perdido mucho compromiso de las organizaciones. Todos los estudios que se efectuados antes de la pandemia acerca de cuánto de comprometidos estaban los profesionales con sus empresas, indican que, cerca de un 25% de los profesionales declaraban que estaban comprometidos al 100%. Sin embargo, ante esta enfermedad epidémica, este porcentaje bajo a un 15% de compromiso.

“Esto lógicamente impacta en la cuenta de resultados, entonces lo que se ha investigado durante estos años es cómo podemos hacer las empresas para incrementar el compromiso de las personas y la respuesta es única, es a través del bienestar”, explica Silvia Escribano, Directora de la especialización de Mindfulness de ADEN International Business School.

Asimismo, agrega que haciendo que las personas se sientan el centro, poniendo herramientas a disposición de los colaboradores para que se sientan bien y felices, porque cuando me siento bien, doy lo mejor de mí y me comprometo y, además, cuando siento que a mi empresa le importo entonces lo doy todo.

Por lo que se forma un triángulo interesante, que es el compromiso, influye directamente a la productividad y la tercera variable que influye en el compromiso y la productividad, la clave de todo es el bienestar.

Dentro del bienestar uno de los pilares que se trabaja es el propósito. Vale preguntarse qué es antes el propósito o la felicidad, siempre es primero el propósito. Cuando las personas saben para que se levanta cada día, cuando el propósito de la organización es lo que se ejemplifica con acciones, los trabajadores pueden decidir si quieren quedarse en la organización o no.

Refiere también que muchas organizaciones tienen su visión, misión y valores, pero cuándo se les pregunta a las personas al respecto, responden aquí no se hace nada de esto. Por lo que refuerza la importancia de tener una cultura que sitúe a las personas en el centro, una misión y unos valores que pongan a los colaboradores como lo más importante de las empresas.

Al implementar programas de bienestar se debe buscar el compromiso real de la dirección y una vez que se obtiene debe partir de arriba para efectuar un trabajo en línea con todos los líderes, porque el bienestar implica liderar de otra manera.

Implica un liderazgo en el que ya uno no es un solista, sino que es un director de orquesta. El liderazgo jerárquico empieza a desaparecer y empieza a abrirse el liderazgo redarquico (en red) y es el que está funcionando.

¿Cuál es este? Es el liderazgo que lo tienen todas las personas del equipo, hay un jefe formal donde todos saben quién es y el liderazgo se cede al equipo, a la inteligencia colectiva. Ahora se requiere que el líder sea resiliente, humano, que escuche, acompañe, guie e inspire.

 [email protected]