18.5 C
Guatemala City
domingo, octubre 24, 2021

El II Congreso de Innovación Social comienza con jóvenes exploradores sociales buscando el bien común

“Jóvenes exploradores sociales buscando el bien común”, esa es la idea principal que mueve la segunda edición del Congreso Internacional de Innovación Social V Centenario Magallanes-Elcano que ha comenzado este martes en el El Palacio de Congresos de Cádiz y que acoge, hasta el jueves 23, a 60 protagonistas de los nuevos modelos de innovación y desarrollo participando con ponencias procedentes de diversas regiones de España, de Portugal y de países de América Latina.

Por DPA

Sol Barbado, directora del Laboratorio Magallanes-Elcano de Innovación Social (LAB-ME), organizador del congreso, ha sido la encargada de dar la bienvenida recordando los inicios en 2018 y explicando que “había que dar un paso adelante para que los emprendedores sociales respondieran”.

- Advertisement -

A partir de ahí, según ha indicado, los emprendedores no solo han respondido, sino que “han hecho el Congreso suyo convirtiéndolo en un lugar donde encontrarse unos jóvenes que no solo creen que otro mundo es posible, sino que trabajan para ello”.

Barbado se ha remontado a hace 502 años para explicar la necesidad de los jóvenes emprendedores sociales, recordando que entonces ese tipo de jóvenes se embarcaron en una aventura, la de dar la vuelta al mundo, y señalando que “hoy la sociedad está necesitada de jóvenes que necesitan demostrar que otro mundo es mejor y que materialicen sus ideas en beneficio de todos”.

Por ello el congreso, porque “es el momento de escuchar y contar todo lo que tienen que aportar los jóvenes emprendedores sociales que ayudarán a cambiar las cosas”.

Se trata de una apuesta en la que también se encuentra la Universidad Pablo de Olavide, según ha constatado su vicerrector David Naranjo, que ha asegurado que la innovación social “está en los genes de la Universidad” porque “se apuesta porque los jóvenes estén formados también en valores”.

Además, Naranjo ha recordado que la innovación social “es algo global” que se enfoca desde lo local a lo internacional. Así, ha recordado el proyecto de acción social de la Pablo de Olavide con una residencia universitaria en el barrio sevillano conocido como las 3.000 viviendas, del que se sienten “muy orgullosos de que sean los jóvenes los que quieren transformar el barrio”.

“Son los jóvenes los que tienen que transformar la sociedad y son ellos los que pueden mover la innovación social”, ha afirmado el vicerrector, que ha añadido que “la universidad tiene un compromiso fundamental con la innovación social y con los jóvenes universitarios”.

Por su parte, Joaquín Páez, presidente de la de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ha argumentado la participación en el congreso diciendo que “es importante que una institución con unos recursos humanos como la confederación esté abierta a todo el mundo”. Así, ha manifestado que el congreso es “un lugar ideal para abrir las puertas a la sinergia, para ser utilizada, para que acudan a ella abiertamente a encontrar atención”.

Además, Páez ha hecho referencia al cambio climático, del que la confederación “ya no habla, actúa”. Como ejemplo ha señalado que mientras que se está gobernando la sequía, con un “verano muy duro”, a la vez se ha presentado la pasada semana el plan de riesgo de inundaciones, porque “la situación climática es la que es”.

Pero además, ha llamado la atención de que los efectos del cambio climático también son sociales, “van a hacer que haya desigualdad, porque no va a ser lo mismo en un estado que en otro o para un grupo de personas que para otros”.

Finalmente, Ana María García López, directora general de Innovación, Calidad y Fomento del Turismo de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía, ha manifestado que “son los jóvenes los que nos van a dar soluciones en muchos temas de índole social”. “Unas soluciones que vienen de la mano de la creatividad y la cooperación”, ha añadido.

García López ha apuntado que la pandemia “ha obligado no solo a cambiar las respuestas, sino también las preguntas”. “Hemos aprendido a reiventarnos para reformular planteamientos que creíamos que iban a durar toda la vida. Emergemos donde palabras como seguridad, confianza, transformación o innovación social tienen una dimensión global”, ha añadido.

En este sentido, ha manifestado que se tiene la “oportunidad de repensar fórmulas si se quiere un mundo mejor, de hacerlo de una manera solidaria y el reto es hacerlo de la mano de los jóvenes emprendedores sociales”.

 

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas