15.9 C
Guatemala City
viernes, enero 21, 2022

Un realineamiento geoestratégico que reduce la tripolaridad del poder global… a dos bloques

Mario Mérida

La cumbre por la democracia convocada por el presidente Biden recientemente (9-10/12/2021), la cual dejó fuera por los menos a una veintena de países de Latinoamérica, Centroamérica -Salvador, Guatemala, Nicaragua y Honduras- y por supuesto a China y Rusia. Pero, que también llamó la atención por la invitación a Taiwán y algunas personas -Guaidos- a quienes el gobernante norteamericano les reconoció cierta calidad de lideres.

Esta cumbre variopinta más que un encuentro por la democracia en el mundo, es una redefinición acerca del tema. Pareciera ser, que está en manos del presidente Biden calificar que países cumplen con las exigencias de un Estado democrático. En la actividad resaltó la advertencia de Uzra Zeya, subsecretaria de Estado para la Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos: “No se equivoquen, estamos en un momento de evaluación democrática”. Además de sostener que: “Países de prácticamente todas las regiones del mundo han experimentado grados de retroceso democrático”, sin mencionar cuáles son estos países. Tal como se observa, es un llamado a que los Estados soberanos renuncien a las formalidades del artículo 15 párrafo 8 (01/10/1936), de la Liga de las Naciones, acerca que: “Todo Estado tiene el deber de abstenerse de cualquier intervención en la vida política de un Estado extranjero”.

- Advertisement -

Las conductas consideradas como intervenciones, “eran” entre otras: 1. Expresión de opiniones o llamamientos internacionales que versen sobre asuntos internos de otro Estado, 2.  Mediación diplomática, creación de comités y misiones de buenos oficios, 3.  Campañas de difamación, calumnia o propaganda hostil realizada con fines de intervención, 4. Presiones no coercitivas de tipo político, diplomático, judicial, económico u otro, ejercidas sobre un Estado, 5. Concertar con otros Estados acuerdos cuyo fin sea la intervención o injerencia en los asuntos internos o externos de terceros Estados, 6. Acciones coercitivas directas o la amenaza de ejecutarlas, tanto actividades militares como sanciones políticas y económicas…”. RONCAGLIOLO BENITEZ, Ignacio (2015), en su ensayo “El principio de no intervención: consagración, evolución y problemas en el Derecho Internacional actual”. Opina qué: “… el realismo presupone la presencia de un sistema internacional anárquico donde coexisten los diferentes Estados”. Vale decir, que el tradicional principio de no intervención, es inoperante.

Es innegable, que el espíritu de las RI heredados de la 2da. Guerra Mundial llegó a su fin, después de los ataques a World Trade Centertorres gemelas- (09/11/2001), que sobreseo los cambios germinados durante la posguerra, es decir la libertad de los dirigentes de los Estados electos democráticamente de actuar de acuerdo a la interpretación del interés nacional y definición de sus objetivos estratégicos, soslayados actualmente por los Estados hegemónicos que ejercen su poder económico y militar, en los distintos continentes para alcanzar sus intereses nacionales.

Entre los aspectos importante de resaltar previos a la cumbre están: el boicot parcial a los juegos de invierno de China promovido por Biden, al que se sumaron el Reino Unido, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Canadá,el cual consisteenno enviar representaciones diplomáticas. Como era de esperarse, al respecto se pronunció Wang Wenbin vocero de Relaciones Exteriores, quién aseguró que “la utilización por parte de Estados Unidos, Australia, el Reino Unido y Canadá de la plataforma olímpica para una manipulación política es impopular y aislacionista e inevitablemente [estos países] pagarán el precio de sus acciones erradas”. (España. ABC. 09/12/2021). Queda por esperarse el desenlace de esa amenaza.

También hay que hacer mención de la entrevista promovida por Biden antes de la cumbre, para dialogar con Putin con relación a sus intenciones hacia Ucrania. Al final quedó en un aparente empate, en el que Putin no invade, siempre que Ucrania no se integre a la OTAN. Y, lejanamente importante en el escenario mundial está el rompimiento de las relaciones diplomáticas de Nicaragua con Taiwán, que lo acerca más a China.

Sin pretender ser un consumado analista, creo que las decisiones soberanas del presidente Biden han generado mayor incertidumbre, en cuanto a la estabilidad mundial, principalmente para Europa y Asia. Lo que podría venir en el corto tiempo es el fortalecimiento de las relaciones entre China y Rusia, basadas en intereses comunes. Ambas potencias con intereses comunes -Taiwán y Ucrania- y fuerte presencia en la esfera geoestratégica norteamericana -Latinoamérica, Centro América y el Caribe-, cuyos países se encuentra asediados por la pandemia del covid-19 y sus diferentes cepas.

En un sistema como el descrito solo sobrevivirán dignamente los Estados, con gobernantes inteligentes, audaces y legitimados por sus ciudadanos. Capaces de aprovechar al máximo las características geopolíticas y su posición geoestratégica de sus países y no por invocar su soberanía. Además, requerirá de ellos actuar de acuerdo a la dinámica de los cambios y ajustes políticos globales.

 

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas