Turismo no se recuperará sin aumento de vacunación

Juan Carlos Zapata

La Organización Mundial del Turismo ha estimado que como resultado de la pandemia del covid-19 las llegadas del primer trimestre fueron casi un 85% inferiores a las del 2019, lo que supone 260 millones de turistas internacionales menos, respecto de cifras prepandemia. Estados Unidos y países de Europa se preparan para acelerar su proceso de vacunación con la esperanza de no perder a los turistas que seguramente viajarán durante el verano boreal.

Estados Unidos ha vacunado contra el covid-19 con al menos una dosis a casi el 45% de su población, muchos países europeos llevan entre un 25% a un 35%, con excepciones como Reino Unido que ya ha vacunado a más del 50% de su población. Este nuevo reto global en el que países centroamericanos como El Salvador, ya ha vacunado a casi el 15% de sus ciudadanos o Costa Rica con un 11%, contrasta con los números de Guatemala, donde a penas y llevamos el 1%.

Si a nivel global el turismo ha sido golpeado, en nuestro país va a tomarle mucho tiempo recuperarse, si no se logra acelerar el proceso de la vacunación. Por eso es acertado cómo el Gobierno ha hecho alianzas con diferentes sectores para contar con más centros de vacunación y empezar a recibir no solo las vacunas del mecanismo Covax, sino también la vacuna Sputnik y ojalá pronto otras marcas, para tener más disponibilidad de vacunas.

Los ingresos del sector turismo hoy por hoy están por los suelos y se necesitan políticas públicas para apoyar a este sector de manera decidida. Según el boletín económico de Fundesa al 31 de marzo del 2021 se habían recibido apenas un acumulado de US$11.7 millones de dólares, comparado con los US$180.8 millones que se habían recibido a la misma fecha durante el 2020 o los US$288.7 millones de dólares durante el 2019.

Está claro que si Guatemala no acelera su proceso de vacunación, el turismo seguirá muy afectado, no solo por las advertencias de viajes de diferentes países, sino por las nuevas cepas que se han identificado en países como Brasil o India.

Sin embargo, el Congreso de la República bien puede ayudar al sector turístico, aprobando iniciativas importantes que están pendientes de tercera lectura, como la iniciativa 5431 Ley General de Infraestructura Vial, que ayudaría a conectar más destinos turísticos que hoy se encuentran totalmente aislados y con pésimas condiciones de infraestructura vial de terracería o con la iniciativa 4787 reforma a la Ley orgánica del Inguat, que fortalecería las funciones de la organización, a través de la incorporación del Plan Maestro de Turismo Sostenible, el ordenamiento territorial turístico, la dinamización de la economía local a través del turismo interno, cooperación público-privada, accesibilidad a sitios turísticos de personas discapacitadas y el cumplimiento del código de ética mundial.

Ello, aunado a las acciones que ha mencionado la Cámara de Turismo, como lo son la recuperación de la ley que daba fines de semanas largos al país, la creación de una burbuja regional en el Triángulo Norte, mayor conectividad aérea y sobre todo acelerar la vacunación, incluyendo en la fase 3 al personal de primera línea del sector turístico.

Recordemos que el sector turístico tiene un derrame importante en la economía y es uno de los sectores con el mayor impacto social en todo el país. El Plan Maestro de Turismo Sostenible dentro de su objetivo superior sectorial, considera que el turismo debe “contribuir a generar las condiciones necesarias para mejorar la competitividad del país, en el ámbito internacional y a favorecer el acceso de los guatemaltecos a una vida digna”.