14.9 C
Guatemala City
lunes, julio 26, 2021

¿Se puede construir imagen pública en la incertidumbre?

Por Alex Castillo*

Hace casi 3 meses ya que no escribo un artículo para ustedes. Les confieso que he estado bloqueado porque han estado pasando tantas cosas que sinceramente no sabía qué idea desarrollar para contribuir a sus vidas profesionales y corporativas. Entonces reflexioné que esto que me está pasando es una clara evidencia de los tiempos que estamos viviendo, DE INCERTIDUMBRE.

Me explico. He estado observando que empresas han estado haciendo lo que pueden para recuperarse del impacto de la COVID-19, siendo una fuente express de prestación de productos y servicios, pero sacrificando la calidad en el servicio al cliente, sin olvidar un alto costo en el debilitamiento de sus imágenes corporativas.

Este comportamiento negativo no ha impactado drásticamente pues responde a una necesidad imperiosa del consumidor de salir a comprar desenfrenadamente algo que los haga sentir que mínimamente está viviendo su vida en la pandemia. Lo que ahora importa es el consumo impulsivo antes de exigir un estándar de calidad y una imagen impecable que los convenza de comprar, y como la oferta se redujo por la cantidad de comercios que cerraron definitivamente, entonces la mesa está servida.

Por el lado de los profesionales pasa exactamente lo mismo. ¿Qué imagen profesional les voy a proponer que construyan y conserven si lo que importa al mercado es que alcancen las metas no importa a qué costo? Me he enterado de profesionales con maestría siendo uber’s, jóvenes que a los tres meses los despiden de su primer o segundo empleo y situaciones anómalas en las que caen los trabajadores para sacar un provecho extra a su puesto, lo cual obviamente termina en despidos.

Desde la auditoría de imagen pública se ubican esos aspectos perceptuales clave que mueven a los clientes, lo cuales se manejan estratégicamente para encontrar un área de oportunidad nueva para posicionarse en la mente y corazón de la audiencia. Esto podría considerarse como verdades iniciales que le brinden certeza a la estimulación que se realiza para mover a los clientes a la acción.

Pero si dichas certidumbres iniciales están respondiendo al día a día y las audiencias también, me pregunto: ¿se puede trabajar imagen pública que es la construcción de certezas en corto, mediano y largo plazo?, ¿se puede trabajar en imagen pública en microlapsos de tiempo?

Desde las redes sociales, la cuestión es relativamente más manejable pues lo que he entendido es que las métricas ahora tienen un tiempo de duración más corto, lo que les permite manejar campañas digitales más ágiles, adaptándose al momento del consumo. Y después lo que se trata es de mercadear constantemente.

Quizá por este comportamiento es que la publicidad en Internet ya venía con un crecimiento exponencial desde antes del 2020 y sigue creciendo.

Lo que este escenario me invita a proponerles es que, tanto a nivel corporativo como profesional, se tenga una sensibilidad inmediata que se adapte a las corrientes o tendencias que se están moviendo en las últimas 24 horas o en la última semana, para constantemente adaptar su propuesta de imagen a los requerimientos del momento aunque mañana seguramente hay que hacer un nuevo viraje en la estimulación y discurso que se maneje dependiendo de su área profesional.

Entender la incertidumbre no es tarea sencilla pero debemos capacitarnos constantemente para tener metodologías o herramientas actualizadas para saber en qué ola me voy a subir, a pesar que no sepa nada de ella.

Por eso propongo una manejo de imagen instantánea que priorice la idea del momento, a partir de la cual juzgarán cómo me perciben porque eso es “LO QUE ESTÁ DE MODA”.

Se trata de ver qué ola coincide con mi propósito y propuesta de valor para constantemente estar respondiendo a diferentes alfaques de percepción.


*Consultor en Imagen Corporativa

Últimas Noticias

- Advertisement -spot_img

Noticias Recomendadas