Por un turismo más competitivo

Ana Paola García

El pasado 11 de marzo del 2021 más de 900 empresas de la cadena de valor del turismo, representadas en el Comité de Crisis del Sector Turístico Organizado de Guatemala, presentaron al sector público las 11 acciones para el rescate del sector. Siendo una de ellas la vacunación masiva para trabajadores del sector turístico. A casi tres meses de la presentación, la industria aún lucha por mantenerse a flote y encontrar vías que le permita ser competitiva nuevamente.

El 2020 cerró con números muy negativos que aún no mejoran. Según datos levantados por el tanque de pensamiento ASIES, el Banco Central y el Instituto Nacional Guatemalteco de Turismo -INGUAT-, el 2020 contó con 76.7% menos de visitantes que el año anterior significando el cierre de más de 17% de las empresas y la pérdida de más de 100 mil empleos.  

Un gran golpe comparado con el año anterior donde reflejó un aporte al PIB del 6.2% y más de 400, 000 empleos directos provenientes de restaurantes, hoteles, agencias de viajes, artesanías, servicios te transporte, escuelas de idiomas, entre otros.

Pero hoy en día al sector no le queda más que gestionar la crisis y adaptarse a la pandemia para posicionarse nuevamente en el mapa del viajero como lo ha hecho España con los aeropuertos certificados o Belice con la implementación de la Health App para el turista.

El esfuerzo para hacer de Guatemala un destino atractivo nuevamente dependerá de la capacidad de gestionar eficientemente la diversidad local, los recursos de origen turístico y muy importante, el fortalecimiento del talento y capital humano.  Hoy en día fortalecer a los trabajadores del turismo con vacunas suma a la competitividad de los países. Por ello es importante incluirlos en las próximas líneas de vacunación junto con otros grupos priorizados como los maestros.

A partir de la pandemia un criterio de selección del turista se ha convertido en el nivel de seguridad o exposición a COVID-19, por lo que, contar con personal vacunado se convierte en una necesidad primaria. Garantizar prontamente una vacuna a los empleados del turismo no solo resguarda la salud del turista sino también la de ellos y sus familias. Una persona que trabaja en un aeropuerto está expuesta a más de 150 personas de diferente procedencia día a día. Alto riesgo también corre quienes trabajan en fronteras, aduanas, guías de turismo, hoteles, restaurantes, operadores, transportistas y demás.

Complementario a esta acción, capacitarles sobre protocolos de prevención, simulacros en caso de emergencia y cuidado de COVID-19, es crucial. Esto no significa que el país deba disminuir sus medidas de control y requisitos de ingreso a los viajeros sino de actuar de forma recíproca con sus visitantes y servidores de turismo.

Guatemala es un paraíso que cuenta con una gran ventaja sobre la región por su riqueza geográfica, social, y atractivo histórico y cultural.

Es en sí de gran atractivo, pero requiere de esfuerzo para potencializarlo, especialmente durante una pandemia. Valorar el turismo como una herramienta que dinamiza de manera transversal la economía por las diversas industrias que abarca (restaurantes, hoteles, transporte, centros recreativos, artesanías, centros de convenciones, hospitales, hoteles, escuelas e industria médica) permitirá a las autoridades de gobierno vislumbrar oportunidades para rescatar al país de la pandemia.