16.7 C
Guatemala City
sábado, noviembre 26, 2022

POPULISMO… o clientelismo político

Para algunos el proceso electoral es lejano, para otros a esta a la vuelta de la esquina y quienes se manifiestan ajenos -la mayoría- a esta fiesta cívica democrática como le llaman algunos políticos (as).

Mario Mérida

Sea como fuere es interesante conocer aspectos generales del populismo, sin pretender agotar el tema, que para politólogos e historiadores es vago y complejo a la vez.

Enfoque estructural

Vilas, Carlos (1988) en su ensayo “EL POPULISMO LATINOAMERICANO: UN ENFOQUE ESTRUCTURAL”, opina que la “expresión populismo aparece rodeada, en una gran parte de la literatura especializada, de vaguedad e impresión”. Es decir, para el autor “Populista es un movimiento tanto como un dirigente político; un gobierno no menos que una ideología; un modo de semantización de las relaciones políticas.” 

Se colige entonces claramente que: «Una enumeración de todo lo que en algún momento han merecido el calificativo de populista sería larguísima”. Sin embargo, la explicación útil para identificar a los nuevos presidentes latinoamericanos; lo que nos alerta para no otorgar nuestro voto a quienes pretendan triunfar en las próximas elecciones con discursos populista, que resaltaran “… la marginación, discriminación y exclusión; taras que aparentemente afectan sólo a los grupos étnicos, cuya mención lleva también a enfrentarlos con otros sectores que en apariencia están en mejor posición, pero que en la realidad están igual o peor”.

Esto es, guatemaltecos que habitan en las áreas marginales, que lejos de estar esperando que caiga el maná del cielo y extender las manos, luchan día a día por sobrevivir, en un contexto de mayor violencia y riesgos, para sacar adelante a sus familias con los precarios salarios, que por estas fechas se discute por las comisiones paritarias, con la esperanza de los trabajadores que el salario mínimo sea de Q 180 diarios, lo que indudablemente provocará ingobernabilidad. 

Parafraseando a Vilas, hay tantos populismos como sectores que le interese al político seducir, por ejemplo, populismos urbanos, agrarios, progresistas, conservadores, de masas, elites, indígenas, socialistas, fascistas, de debajo de arriba. En síntesis “Le populisme part out” -Populismo en todas partes, populismo en ninguna parte-, como lo afirma el autor.

Orígenes del populismo

A esta altura es preciso ahondar histórica y teóricamente acerca del populismo y, para ello cito lo que narra López-Aranguren, E. (2021) en su libro “El Populismo y la ideología populista”, con relación a los orígenes del populismo: “Fue en el año de 1892 cuando tuvo lugar la fundación de People’s Party (Partido del Pueblo), un partido agrario reformista de izquierda que integró en su plataforma ideas y propuestas del Greeback Party y del movimiento Alliance Farme’s”. El primer candidato presidencial de esta coalición fue James B. Weaver, que en esa oportunidad obtuvo el 8.5 % del voto. El partido se disolvió después de esta derrota (1896).

La plataforma del Partido del Pueblo (1986), planteo como propuesta electoral: “El control del gobierno por el pueblo” y la voluntad del pueblo por encima de las cámaras legislativas corruptas”. 

Respecto a esto último expresan: “El poder ejecutivo y el clientelismo se han utilizado para corromper a nuestros legisladores y frustrar la voluntad del pueblo, y de ese modo la plutocracia se ha encumbrado sobre las ruinas de la democracia”

Hofstadter Richard (1955) identifica en la visión del Partido del Pueblo citada con anterioridad al populismo, como una ideología compuesta por: “Una versión dualista del conflicto social y la teoría de la conspiración en la historia”. En otro párrafo Hofstadter (óp. Cit., 74) afirma: “El sistema democrático está siendo socavado por la alianza entre el gran capital y el gobierno corrompido y el resultado será la destrucción de la democracia en los Estados Unidos de Norte América”. Que, es lo que para algunos analistas está ocurriendo.

Según López-Aranguren, la primera expresión populista en Latinoamérica surgió en la Argentina a mediados del gobierno de presidente Hipólito Yrigoyen (1852.1933), que llegó con el apoyo de la Unión Cívica Radical (UCR), fundada por él años atrás.  “La UCR, llegó a convertirse en un partido de alto contenido popular, igualitario, moderadamente estatista y antiimperialista” (Luna, 2005) . Lo que convierte teóricamente a Yrigoyen un “luchador contra la hegemonía oligárquica que dominaba al régimen” (Martínez, 1988) . Lo que vino después hasta nuestros días es conocido.

¿Cuáles son los elementos esenciales del populismo visto cómo ideología?

Hofstadter, acude a Mudde y Rovira (2019) , que identifican como vectores del populismo: “El pueblo, élite y voluntad general”. Que definen cada uno de ellos a su manera, o sea, a su interpretación personal. Por ejemplo, para estos autores el pueblo “Está integrado por los de abajo, la gente que trabaja produce riqueza y paga impuestos (pero cuya voluntad es frustrada por los que detentan el poder), por los proletarios en los entornos urbanos, campesinos sin tierra, e indígenas a quienes se les niega su identidad”

Una conclusión ad hoc es propuesta por Fernando Vallespín y Máriam M. Bascuñán (2017), en el libro “POPULISMO”: “Lo mínimo de la ideología populista sería -para quienes la aceptan como tal- entonces, que en ella siempre hay una apelación al pueblo, y la correspondiente denuncia de una élite, subrayándose el antagonismo entre uno y otra y su vinculación a una visión de la democracia contraria a la propiamente liberal”.

Sin embargo, aclaran entre otros aspectos, que: “El populismo no es una ideología, es una lógica de acción política”; “Responde a procesos bruscos de cambio social” – o pretende realizarlo-; “El estilo comunicativo está impregnado de negatividad, indignación y de un espíritu cuasi trágico respecto al estado del país”; “Se apela al pueblo”, como fuerza motriz; “Crea crear un antagonista” o varios; “Rechaza una visión pluralista de la sociedad”; “Emplean un discurso emocional y simple” -generador de rabia, ira desesperanza-.

Ojalá que este breve contribuya a reducir la posibilidad, de que los próximos contendientes a cargos públicos, nos sorprendan utilizando el POPULISMO, como herramienta política para acceder a los cargos de elección popular.

 

Suscríbete a Nuestro Boletín

¡No te pierdas las noticias más relevantes y contenido exclusivo! 📲

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas