La lucha por la Rectoría de la USAC y la izquierda desvanecida

Por Julio Abdel Aziz Valdez

Sigue siendo un fenómeno político netamente guatemalteco, a diferencia de todo occidente, donde la izquierda ha desaparecido por completo, y no me refiero a que la pandemia haya sido muy selectiva en sus víctimas o que, como siempre, la “feroz represión del Estado” haya acabado con aquellos dilectos personajes, no, resulta ser que acá quienes defienden la agenda de izquierda prefieren que se les llame feministas, pro derechos, a favor de la comunidad LGTBIQ o bien los tan afamados plurinacionales donde están en vivo “los pueblos”, ya nadie habla de izquierda de proletariado, excepto los 1 de Mayo, y a favor de la destrucción del empresariado, excepto el de la CNE (Consejo Nacional Empresarial) es mas ya no existe la lucha contra el imperialismo porque ese mantiene viva la llama del regreso de la CICIG, y vaya si sigue siendo anticolonial siempre y cuando se hable del colonialismo de hace 300 años y no del que campea con dólares y Euros.

Es esta izquierda desvanecida que ahora asume el discurso de la dignidad y de la lucha contra la corrupción, la ultima de las esperanzas para la humanidad, por la candidatura del licenciado Jordán Rodas, fuera de el nadie absolutamente nadie, podría sacar a la U del hoyo en el que esta, cual Hércules guiando a sus guerreros hacia la victoria, “la dignidad” va por la Rectoría, ya no por votos de los universitarios, sino por la divinidad de la voz de los pueblos.

- Advertisement -

Me van a disculpar la ironía, pero en verdad, las arengas políticas cada vez se parecen más a guiones de novela de ficción nórdica que a discursos políticos, la victimización sigue siendo un arma discursiva, que ha demostrado que es ineficiente a la hora de llamar a que las masas se agolpen a favor del iluminado, el universitario, docente, estudiante, servicios y administrativos solo quieren seguir con su vida.

De repente dejaron a un lado los discursos políticos y de aquellas arengas nos pasamos al plano afectivo, lleno de nostalgia que en resumidas es memoria histórica selectiva, ejemplo: es que vamos a regresar a la USAC de antes, la que era consecuente con el pueblo, lo que no dicen es que esa universidad estuvo mas de 20 cooptada por organizaciones guerrilleras que hicieron y hacen alianzas con partidos políticos denostados, y ojo, no quiero decir que los contendientes del candidato de la izquierda desvanecida sean mejores, pero al menos no utilizan esos recursos discursivos de telenovela turca.

Ya no hay izquierda, ¿por qué? Pues porque se quieren desmarcar de los terribles antecedentes que esa izquierda dejo en el mundo y bueno, suena mejor que se autoidentifiquen como la voz de la moralidad cual niños de primera comunión y no como lo que son: políticos a secas, y este caso concreto, tan o más corrupto como los que el señala.

La izquierda se divide en agendas, pero coinciden en torno a personajes clave que la misma cooperación infla, los operadores de justicia de la CICIG y ahora al denostado candidato a la Rectoría de la única universidad estatal de Guatemala, la mas grande de toda la región centroamericana y con un enorme poder político.

La izquierda en su ambivalencia, incluso mostrada por el mismo, asume que el decir lo que son van a tener menos apoyo en la ya ambigua conciencia política universitaria, pero al final es obvio que su candidatura confirmo lo siguiente:

  1. La USAC sigue siendo un reducto ideológico, casi el único para la izquierda, ya no en indígenas ni en campesinos, sino en intelectuales orgánicos y estudiantes pequeño burgueses.
  2. Ese reducto esta desmoronándose, los cambios generacionales han dejado la narrativa rencorosa y romántica del pasado para tener una visión más pragmática del presente, donde las clases medias aspiran a una sostenibilidad de su propia clase.
  3. Jordán Rodas va por la presidencia de la república, y por lo tanto gane o no está Rectoría los partidos políticos de esa nebulosa izquierda se lo disputaran como delantero de equipo de futbol si es que la justicia no lo alcanza antes.