La economía circular como modelo de producción sostenible (Parte 1)

Cristina Jiménez*

Actualmente, la sociedad está tomando conciencia de los daños que la excesiva generación de residuos está produciendo en el planeta. Sabemos que las ciudades son grandes motores de desarrollo que ofrecen una amplia variedad de productos para satisfacer las distintas necesidades. Sin embargo, en el ámbito de la sustentabilidad, existen países que presentan problemas relacionados con el tratamiento adecuado de los residuos.

El sistema lineal de producción ha llegado a sus límites debido al agotamiento de los recursos naturales y los combustibles fósiles. Por esto, ha arribado un nuevo modelo: la economía circular, la cual se presenta como una solución para los distintos problemas, incentivando un uso más sustentable y eficiente de los recursos, transformando los patrones de producción y consumo de la sociedad para lograr un sistema productivo sustentable.  El objetivo de la economía circular es el de “cerrar el ciclo de vida” de los bienes, alargando el tiempo de utilidad de los recursos y reduciendo los residuos a través de su recuperación y reutilización.

- Advertisement -

Desde una perspectiva organizacional, un gran beneficio de la economía circular es el ahorro en la inversión de las materias primas, ya que la fabricación de un envase, empaque o embalaje que usa componentes tales como cartón y plástico, implica nuevos costos, tanto en la compra de recursos naturales, como en manufactura y transformación. Con esta estrategia y la promoción de reciclaje, se evita invertir en la adquisición de componentes, ahorrando recursos monetarios y naturales.

En la siguiente columna les comentaré de qué manera Henkel, líder en sustentabilidad, ha logrado implementar este nuevo modelo en sus procesos de producción.


*Gerente de Comunicación Corporativa para México y Centroamérica de Henkel