14.9 C
Guatemala City
viernes, enero 21, 2022

Inmoralidad de conciencia: Ocultando y tergiversando la historia no se cambia una nación

Mario Mérida

¿Por qué hacer mención de la inmoralidad de conciencia?

Porque, en “los actos inmorales se tiene efectivamente conciencia de lo que está bien y lo que está mal, y aun así se obra contra lo establecido como bueno o correcto”. Es decir, acomodan el discurso a las circunstancias[1]. En cuanto a la conciencia moral, de acuerdo con González C. (2020), “es la capacidad de reflexión del ser humano sobre aquello que es correcto en relación con el obrar”. Se relaciona directamente con “la ética; puesto que, la ética reflexiona acerca de la bondad o maldad de nuestros actos”[2]

Deje de publicar artículos relacionados con el enfrentamiento armado interno, asistir a programas o foros relacionados con el tema -salvo cuando la farsa es monumental-, después de la publicación de la 3ra. reimpresión de libro VENGANZA O JUICIO HISTÓRICO. El motivo principal para ello, fue que, es un tema en el cual todos tienen la razón, incluso aquellos que fueron enviados al extranjero para evitar que la guerrilla los secuestrará y les quitará el dinero a sus papis, mediante el pago de rescate, denominado por la época “Impuesto de Guerra”.

Desistí de publicar artículos concernientes con el enfrentamiento armado interno, asistir a programas y foros relacionados con el tema -salvo cuando la farsa es monumental-, después de la publicación de la 3ra. reimpresión de VENGANZA O JUICIO HISTÓRICO. Porque, es un tema en el cual todos tienen la razón, incluso aquellos que fueron enviados al extranjero para evitar que la guerrilla los secuestrará y les quitará el dinero a sus papis, mediante el pago de rescate, denominado por la época “Impuesto de Guerra”. El falseamiento de los hechos es condenable provenga de donde provenga, pero mayormente cuando procede de académicos y de aquellos que se solo buscan beneficiarse.

- Advertisement -

Hoy para salir de la repetitiva coyuntura, retocada temporalmente por el destape de los primeros candidatos (as) presidenciales, la reconstitución del antiguo partido de la UNE, el ruido resultante de la aprobación del presupuesto, la presencia de una nueva cepa del covid-19 MU (B.1.621) en Sudáfrica, que tarde o temprano llegará a América, la inasistencia de nuestro país a la cumbre de Biden y la insólita invitación a Taiwán, que ha indignado a China; aprovecho para compartir una interesante experiencia con jóvenes estudiantes universitarios, quienes me contactaron para conversar sobre el conflicto armado, advirtiéndome que ya habían escuchado a uno de los comandantes de la guerrilla, pero deseaban conocer otra versión de los hechos, con la finalidad de llegar a sus propias conclusiones. 

Días más tarde fue informado que no se autorizó mi participación, porque seguramente contrariaría la historia oficial; con la intención de apoyarlos les envíe un ejemplar del libro citado. No sin antes recomendar la lectura de los siguientes párrafos, como antesala al contenido.

1. “Lo escrito no intenta disculpar, menos justificar lo sucedido, sino ampliar, aclarar conceptos e historias sesgadas y desenmascarar algunos actores hoy convertidos en héroes, que reclaman el agradecimiento de los guatemaltecos para ganar un pulso ideológico, que no le hace ningún favor al país, …” (p 7).

2. “Más de una persona no estará de acuerdo con el contenido de este libro, mucho menos con él título VENGANZA O JUICIO HISTÓRICO. Juzgue usted. Y es precisamente ese el objetivo: que usted, estimable lector, sea el juez” (p 15).

3. “Es sorprendente que se afirme, que en el caso de la embajada de España se utilizó algo similar a un lanzallamas, cuando la propia señora Rigoberta Menchú tiene dudas acerca de lo que ocurrió, así se le hizo saber a Elizabeth Burgos: “Lo que pasó en la Embajada de España: yo no puedo sacar mi versión personal de imaginaciones, pues nadie de los compañeros puede decir la verdad” (p 162). Ahora se afirma lo contrario.

Lo anterior sirve de preámbulo para aclarar y aceptar, que todo lo que se publica queda abierto a la crítica -constructiva o destructiva-, de los lectores que se toman el tiempo para leer y analizar el contenido de los textos. A los autores solo nos corresponde respetar el libre albedrío de las personas y asimilarlo de la mejor manera.

Lo cierto, es que, acomodar -ajustar, adecuar, amoldar-, el pasado para juzgar a las fuerzas de seguridad, en provecho de intereses sectoriales, postrarse ante actores foráneos o para liberar la conciencia de quienes se beneficiaron y continúan haciéndolo y, no necesariamente me refiero a la exguerrilla, es un acto de inmoralidad de conciencia.


[1] “Inmoral” https://www.significados.com/inmoral/ Consultado: 23 de noviembre de 2021

[2] Revista de Marina Año CXXXVI, Volumen 137, Número 977. 01/09/2020

 

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas