16.9 C
Guatemala City
domingo, diciembre 5, 2021

Indicador clave para mejorar la gestión a nivel municipal

Por Juan Carlos Zapata

Esta semana, Fundesa lanzó la edición 2020 del Índice de Competitividad Local (ICL), cuyos resultados muestran datos interesantes. El ICL es una medición que permite evaluar de forma comparativa la competitividad en el país, a nivel subnacional, brindando información sobre las brechas que existen en aquellos factores (a través de 12 pilares) que contribuyen directamente a aumentar la productividad a nivel territorial en Guatemala.

En la presentación se resaltó que, de los 10 municipios más competitivos, siete están en el departamento de Guatemala y tres en el de Sacatepéquez, siendo estos: Guatemala, San Miguel Petapa, Mixco, Santa Catarina Pinula, Villa Nueva, Antigua Guatemala, Fraijanes, San Lucas Sacatepéquez, Villa Canales y San Bartolomé Milpas Altas.

- Advertisement -

Llama la atención también que, aunque el municipio de Guatemala es el más competitivo de todo el país, el municipio con el mayor PIB per cápita es San José, en Escuintla, (US$19,546.76), lo cual muestra cómo a veces la competitividad no es solo un tema de riqueza, sino existen otras variables que afectan la misma, que en el caso de San José se relacionan más con temas de instituciones, adopción de TIC, educación e inversión productiva (especialmente el nivel de formalización de las empresas).

El nivel de urbanización de los municipios es uno de los temas que más ayuda a tener una agenda que permita ir mejorando los servicios municipales, de generación de riqueza y de desarrollo humano, para avanzar en las inversiones necesarias que requiere el plan de ordenamiento territorial de cada municipio. El poder contar con un plan de ordenamiento territorial es una tarea pendiente para muchos municipios, ya que en la actualidad tres de ellos han completado el proceso y están utilizándolo, que son: Guatemala, Salcajá y Villa Nueva. En el caso de Quetzaltenango y de Antigua Guatemala, todavía no se convierte en una herramienta para los municipios, por diferentes aspectos en su implementación.

Uno de los retos más importantes para los municipios más urbanos es fortalecer la capacidad de cada uno de articular esfuerzos con el Gobierno central para mejorar en el pilar institucional, en donde la seguridad sigue siendo un problema, no solo en el tema de homicidios, que se reconoce ha existido un gran avance en todo el país, sino a nivel de las extorsiones, donde el contar con una cárcel en un municipio automáticamente aumenta las extorsiones en ese territorio, ya que, según datos del Cien, 90% de las extorsiones vienen de las cárceles.

Los municipios deben acelerar también la brecha en servicios domiciliares. El gran dilema en todo el país es que las municipalidades no se pueden endeudar más allá de su período y cuatro años es muy poco tiempo para las inversiones importantes en temas urbanos que necesitan varios municipios. El no poder contar con herramientas jurídicas que le den certeza a la inversión para proyectos de alianzas público-privadas se vuelve una barrera importante para el desarrollo, especialmente en el área metropolitana y en las ciudades intermedias, una de las principales razones por las cuales la formación bruta de capital fijo es tan baja en el país.

Los desafíos de falta de empleo, manejo del agua y basura, vivienda digna y movilidad, siguen siendo retos fundamentales para aumentar los niveles de urbanización y competitividad en toda Guatemala, algo que debe impulsar el Gobierno desde la agenda de desarrollo urbano, como parte de la Política Nacional de Competitividad al año 2032.

 

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas