Guatemala: un mercado sólido y estable

El último reporte del grupo técnico de análisis global del banco de inversión estadounidense, Bank of America (BofA análisis global) catalogó a nuestro país a finales de julio como un mercado sólido y estable para nuestros tiempos, haciendo énfasis en temas muy importantes que deberían ser analizados por todos aquellos que estén pensando en lanzarse a un cargo de elección popular.

Juan Carlos Zapata

El informe comienza reconociendo el modelo de una macroeconomía estable y un gobierno pequeño, como uno de los pocos países en América Latina con una historia positiva, como algo excepcional para mostrar cómo la relación de deuda respecto del PIB y el bajo déficit son algo importante, dejando ver también que es en los indicadores sociales donde Guatemala debe prestar más atención.

- Advertisement -

Se reconoce que en los últimos 15 años el crecimiento económico promedio de nuestro país de 3.2% ha estado por encima de la mediana latinoamericana, con menor volatilidad que el promedio regional.

La estabilidad macroeconómica es algo que los inversionistas valoran cuando la incertidumbre global es elevada. Por lo cual concluyen que los bonos de Guatemala se mantendrán atractivos, especialmente cuando a nivel internacional existen tantos desafíos para colocación de deuda externa, algo muy cierto en el resto de Centroamérica.

Ahora bien, el reporte hace un análisis de las oportunidades que tiene el país para seguir avanzando hacia mayor desarrollo, en temas relacionados con mayor fortalecimiento institucional que permita avanzar en mejorar los índices sociales y mejorar el capital humano, como lo mencioné en mi columna anterior, especialmente en aspectos como la desnutrición crónica, donde nos comparamos con países del África subsahariana.

El otro reto importante es la urbanización, que puede darle una oportunidad al país para aumentar la productividad y generar con ello mayor participación de la mujer en la fuerza laborar formal. El reporte es claro, “la productividad de hogares en áreas urbanas tiende a ser más alta que en hogares rurales”. Otro aspecto importante que resalta el informe es que el consumo privado representa entre el 85 al 90% del PIB, con una economía dominada por los servicios y aunque el agro emplea a mucha gente, solo representa el 9% del PIB, “lo cual refleja la baja productividad del área rural”, hace ver el reporte.

Otro gran desafío es la atracción de inversión con relación al PIB, que sigue siendo baja en comparación con estándares internacionales. Ellos aducen que hay otros factores que están incidiendo en términos de generar mayor certeza jurídica, mayor estado de Derecho que fomente una mejor gobernanza, especialmente hacia la competencia; que estimule la innovación, que proteja la propiedad privada y la propiedad intelectual y que se mejoren los mecanismos institucionales de inversión pública, para reducir la corrupción.

Un país con tantas necesidades sociales en términos de reducir la desnutrición crónica, fortalecer la calidad educativa, mejorar la inversión en formación técnica, aumentar la inversión pública en infraestructura y generar mayor certeza jurídica y seguridad, para contar con un estado de Derecho, donde impere la ley, necesita priorizar aquellos aspectos de política pública en los cuales se estarán enfocando las autoridades. Estos retos son de mediano y largo plazos, por lo que debemos estar atentos a las propuestas de los candidatos, para no caer en soluciones mágicas o populistas que carezcan de sustento institucional o análisis sobre el impacto económico y social que vayan a generar.