22.9 C
Guatemala City
martes, mayo 24, 2022

Fortalecimiento institucional

Juan Carlos Zapata

Luego de los diferentes informes y presentaciones del Gobierno, ahora se comienzan a presentar los planes para los próximos dos años. En estas semanas vamos a ver muchas propuestas, y también críticas, sobre cuáles deberían ser las acciones más importantes o aquellas que se deberían dejar de lado.

El Organismo Legislativo también ha tenido un cambio importante en su Junta Directiva, con lo cual aprovecho para felicitar a la Junta Directiva saliente por su enfoque en la agenda económica y de recuperación, y le deseo el mejor de los éxitos a la Junta Directiva entrante, en especial por abrir brecha y haber electo a la tercera mujer que preside este alto poder del Estado en toda la historia del país; todo el mejor de los éxitos en su gestión.

- Advertisement -

Ahora bien, es más importante en estos momentos pensar si las acciones que tomen quienes conducen la política de nuestro país hoy tendrán un impacto positivo o negativo para la posteridad. Por eso es importante no pensar en dos o tres años, sino en quince o veinte años. Como un mero ejercicio, cierre los ojos por un momento e imagínese la Guatemala del 2040, ¿cómo la ve? ¿Hay una mejora importante en la salud, la educación, la seguridad o la infraestructura productiva que utilizan las personas? ¿Cómo son los servicios públicos hacia la población?

Al hacer esta reflexión, automáticamente comparamos los últimos veinte años, y si lo hacemos, podemos reconocer mejoras en ciertos ámbitos y desafíos en algunos otros. Por ejemplo, Guatemala hace veinte años era un país más peligroso. Es más, la inseguridad se aceleró del año 2000 al 2009, y luego ha venido cayendo en los últimos años, tanto así que, del 2009 a la fecha, la tasa de homicidios por cada 100,000 habitantes se ha reducido en 64%. Esto ha sido gracias al fortalecimiento de muchas instituciones, que dependen de muchas personas y no solo de una.

Por eso es importante que las acciones que tomen las personas en el Gobierno, el Organismo Legislativo, el Poder Judicial y en todas las diferentes instituciones autónomas del país veamos qué tanto están impactando positivamente en la tendencia de mejora hacia el desarrollo y la prosperidad, que debería ser un anhelo compartido. Hay acciones importantes que deberá finalmente tomar el Pleno del Congreso de la República este año, como elegir al Contralor General de Cuentas o al Procurador de los Derechos Humanos. También el Presidente de la República deberá designar, de una nómina de seis candidatos propuestos por una Comisión de Postulación, quién estará dirigiendo el Ministerio Público. Este tipo de decisiones que son trascendentales en una república democrática como lo es Guatemala, nos hace solo pensar que como sociedad debemos apoyar a que se fortalezcan las instituciones.

Fukuyama comentó en su libro Orden y decadencia de la Política, que “la construcción del Estado requiere más que simplemente pasar de un sector público patrimonial y clientelar a una burocracia impersonal; también depende de la creación de capacidades y competencias organizativas”. Esto solo se logra si todos trabajamos juntos como sociedad.

Acemoglu y Robinson, en su libro El pasillo estrecho, mencionan que “se debe trabajar siempre en crear un balance entre el poder público representado en el Estado y la sociedad, entre aquellos que ostentan el poder y los que no”. Por eso es tan importante el diálogo y la concertación, para que entre diferentes sectores pensemos en la salud, la seguridad y la justicia, los desafíos y oportunidades de la multiculturalidad y el desarrollo económico que requerimos para los próximos veinte años.

 

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas