Foro de las Américas

Juan Carlos Zapata

Esta semana fui invitado por la OEA y el Centro de Comercio Internacional (ITC por sus siglas en inglés) a un panel, como parte de la agenda de reuniones alrededor del Foro de las Américas. El tema central de la sesión está denominado negocios en áreas olvidadas, haciendo referencia a la situación de las regiones propensas a la migración en Guatemala, y teniendo en cuenta la experiencia de Fundesa en trabajar en diferentes ciudades intermedias.

Para generar territorios más aptos para el desarrollo, debemos seguir fortaleciendo las capacidades institucionales de los equipos técnicos de las municipalidades, especialmente aquellas de los municipios en Ciudades Intermedias, que tienen mayor potencial de crecimiento. Esto se ha trabajado a través de la implementación de mesas de competitividad, que han priorizado el diálogo y la concertación hacia el aumento de la productividad. Adicionalmente, debemos reconocer que el corredor entre Quetzaltenango y Tecún Umán tendrá un crecimiento más acelerado, por la inversión anunciada la semana pasada de la empresa Yazaki, que fabricará autopartes en la zona libre Puerta del Istmo, ubicada en Pajapita, San Marcos.

- Advertisement -

El sector privado junto con el Gobierno de Guatemala ha trabajado de la mano con Usaid y otros programas de cooperación como GIZ, para mejorar las capacidades del recurso humano, así como para desarrollar programas de aceleración empresarial que le permitan a pequeñas y medianas empresas aumentar sus clientes, capacidad y caja, como el programa ScaleUp que está siendo implementado por Fundesa. Este tipo de programas que forman parte de la iniciativa Guatemala No se Detiene, están teniendo resultados importantes, con un crecimiento del 40.82% del PIB per cápita en las nueve ciudades intermedias y en el área metropolitana en los últimos cinco años.

Adicionalmente necesitamos aumentar la inversión en infraestructura, capital humano y mayor certeza jurídica en las Ciudades. El enfoque urbano de contar con ciudades competitivas, incluyentes, resilientes y ordenadas se puede lograr, si se incrementa la inversión en formación bruta de capital fijo, que apenas es de 15.6%, cuando el promedio de América Latina es de 18% y en el mundo es de 26% del PIB.

Debemos entonces cambiar los esquemas institucionales con leyes importantes como la Ley General de Infraestructura Vial, la Ley de Autoridad Marítimo-Portuaria y la reforma a la Ley de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica, que tienen la capacidad de elevar la inversión pública en infraestructura productiva de 1.7% a por lo menos 6%, un porcentaje mínimo para un país que sigue urbanizándose, donde se espera que casi 6 millones de personas adicionales migren del campo a la ciudad en los próximos veinte años.

El segundo componente es mayor inversión en capital humano con una atención especial hacia mejorar el inglés, la matemática y la programación, aumentando la tecnología en las escuelas y llevando mayor inversión en conectividad digital, para elevar la velocidad del internet en las ciudades intermedias.

Un tercer elemento, es la certeza jurídica, con acciones muy concretas para lograr un Estado 100% digital, una oportunidad que nos brinda la Ley para la Simplificación de Requisitos y Trámites Administrativos, que entró en vigor en agosto del año pasado y que le da dos años de plazo al Ejecutivo para que en los sistemas permitan la gestión de trámites electrónicos.

Guatemala está creciendo y el enfoque de la inversión en el Área Metropolitana y en las Ciudades Intermedias está generando mayor desarrollo.