22.5 C
Guatemala City
lunes, noviembre 23, 2020

El secuestro del “20 de octubre de 1944”

- Advertisement -

Por Julio Abdel Aziz Valdez

Y bueno, historiadores de todas las tendencias hoy estarían de acuerdo en un punto de esa historia tan repetida y tan manipulada de Guatemala, y es que en efecto hubo un cambio social e institucional radical a partir de la reconfiguración del poder a partir de aquel 20 de octubre de 1944 que la propaganda se niega dejar en la historia.

Pero al parecer, la izquierda ha sabido capitalizar más la narrativa producida a partir de dichos cambios y plantearlo, sin ambages y con mucha soberbia que la modernidad devino en aquel momento, y bueno nada más paradójico que plantear que la izquierda es la heredera de tal pensamiento moderno convertido en la actualidad como progresista, lo que suena ya como una broma de mal gusto.

Fuera de los grandilocuentes relatos de Manuel Galich y otros, que terminaron de escribir la historia desde un exilio más o menos dorado, hay que puntualizar que:

  1. En efecto se movilizó la sociedad, si una pequeña porción de clase medieros de la ciudad capital que finalmente eran los que constituían el germen de la clase más dinámica de la sociedad, pero en la narrativa esencialista de la izquierda acá no hubo proletarios, gente pauperizada movilizada por la pobreza, de ser así, el resultado de tal movimiento no hubiera concluido en la formación de un triunvirato compuesto en esencia por militares descontentos y vaya un representante de la clase media en ascenso.
  • Guatemala no fue la única donde se desarrollaron tales movimientos, es más, estos son los coletazos de la segunda Guerra Mundial que Guatemala veía horrorizada, pero al divisar un final para 1944 los empresarios se dan cuenta que el modelo instaurado por Ubico ya no correspondía a sus necesidades, y le atinaron.
  • La izquierda política organizada en torno a sindicatos, algunos intelectuales dispersos y sobre todo partidos políticos marginales poco o nada contribuyeron en aquellos movimientos sociales espontáneos de 1944, lo mismo sucedió en el 2015 a manera de comparación, excepto que ya había más intelectuales escribiendo, por lo que abrogarse tales movimientos a una toma de conciencia colectiva centrada hacia la búsqueda de la justicia me parece una manipulación burda de los hechos.
  • Los cambios “revolucionarios” iniciados durante las transformaciones del Estado a partir de las elecciones de 1945 que tuvieron impulso con el gobierno de Juan José Arévalo, quien no participó de los eventos del 44 y tampoco era socialista per se ni se formó como tal, fueron producto de la participación del sector empresarial y de ciudadanos comunes, no hubo tal de una revolución socialista por lo que acudir a este recuerdo es igualmente tendencioso y hasta ignorante. La democracia multipartidaria es producto de las conquistas de las clases medias en 1944 y son los que permitieron que se desarrollase igualmente un evento electoral en 1950 y es lo que determinó la inestabilidad hasta las elecciones de 1958 cuando es elegido como presidente el Cnel Miguel Ydigoras Fuentes.
  • No se puede negar la participación norteamericana en los eventos de 1954 para dar al traste con el gobierno de Arbenz, ni se puede negar tampoco los eventos terribles posteriores en cuanto a persecución política y demás, aún así las llamadas conquistas de la “revolución” que en realidad fueron las transformaciones que impulsó Juan José Arévalo en consonancia con lo que los sectores productivos y políticos requerían, no dieron marcha atrás ejemplo el seguro social la autonomía universitaria y la municipal junto con los montos en inversión en educación y salud pública, en todo caso el tema agrario que fue uno de los elementos más cuestionados no impidió que se continuara con la entrega de tierras del Estado, no las privadas, a través del instituto de transformación agraria, además esto no frenó el influjo de migración del campo a la ciudad que se produciría en las décadas posteriores y que influiría en el real proceso de modernización.
  • La movilización social de 1944 no se produjo por las transformaciones del Estado, en todo caso esa pequeña elite burguesa deseosa de compartir el poder junto con el ejército y algunos grandes empresarios si a lo mucho deseaba acabar con la dictadura y que hubiera elecciones, libres y limpias, que luego pudieran dar pie a un sistema más democrático, por lo que nuevamente, el decir que esas transformaciones son producto de las luchas del pueblo es una manipulación de los hechos.
  • Si bien hubo acusaciones de comunismo a Jacobo Arbenz que se usaron para inducir el temor y motivar la movilización social en contra de él,  no se puede obviar que la decisión de abandonar el poder en1954 se produce como una muestra de poca convicción hacía las transformaciones que el mismo apoyó e impulsó, lo que es una contradicción, esto supone que no solo no tenía el apoyo de las masas sino que tampoco del mismo sector que se movilizó 10 años antes contra Ubico y Ponce Vaides. Con esto sería suficiente para concluir que lo acontecido en 1954 es la muestra palpable que nunca sucedió una revolución como tal, el continuar con esta narrativa solo contribuye al discurso de una “Revolución estrangulada por el Imperialismo” y bueno, no se puede negar que el gobierno de turno de los Estados Unidos hizo lo posible por alimentar este mito.
  • Los comunistas, como hoy, eran casi una secta de intelectuales embobados con la experiencia soviética, en Guatemala no había una clase obrera ni una clase campesina tal cual que cupiera en esas conciencias grandilocuentes del comunismo tropical guatemalteco, por lo que su posibilidad, como hoy en día también, era incidir en el gobernante (hay que recordar que en aquellos tiempos no habían ongs ni periódicos para que la intelectualidad se desarrollase), hacerle creer que detrás de ellos habían masas y claro, Arbenz como todo político, deseoso de esa aprobación social y con su egolatría también propia de todos los gobernantes, decide poner atención a estos políticos oscuros que pintaban un cuadro de reconfiguración del poder desde la visión triunfalista de los soviéticos, en el otro lado del mundo, sin tomar en cuenta que los Estados Unidos, no solo era el poder en occidente por ellos reivindicado sino que era ya el principal socio comercial del naciente desarrolló económico de la postguerra, hubo un mal cálculo político influenciado por la miopía ideológica que seguía soñando con la toma del “Palacio de Invierno” por parte de los bolcheviques tropicales.

El secuestro se ha consumado

La izquierda local necesitaba forzosamente en la década de los sesenta justificar su trayectoria y lo hizo anclándose en los eventos de 1944, a pesar de que esa izquierda en poco o nada contribuyó tanto en movilización como en argumentación, pero para hacer frente a las acusaciones de ser apátridas, pues bien, comienzan a desarrollar la narrativa que los eventos del 44 había sido una revolución, y por lo tanto popular, y claro que ellos eran los artífices y la prueba de ello era la reacción de los Estados Unidos de 1954, el argumento victimista justificaba la acción armada que para esa década ya se perfilaba como una alternativa para alcanzar el poder.

Los eventos de octubre de 1944 transformados discursivamente en la “Revolución de 1944” era la versión vernácula de la revolución de “Octubre de 1917” en Rusia, vaya, ahí se comprueba la influencia del realismo soviético en el pensamiento intelectual comunista local, bastante miope por cierto.

La narrativa se repitió mil veces, y bueno la mentira se convirtió en una verdad discursiva, nostálgica con héroes y hasta romance, tanta fue la manipulación historiográfica que luego se conectaron estos acontecimientos del 44 con el intento de golpe de Estado de 1962 que dio lugar después a un movimiento diminuto de guerrilleros que en consonancia asumen el discurso militarista como alternativa de lucha que para ese entonces la Unión Soviética apoyaba con muchos recursos como lo hacía en África y otros lugares del mundo.

Es más, ese argumento de la Revolución del 44 ha de haber sido muy atractivo para los responsables de la Internacional comunista que tenía a su cargo el dar dinero y formación, lo más interesante es que en el calendario oficial este día se asume como feriado oficial en conmemoración a las reformas que modernizaron al Estado pero los sectores de izquierda nostálgica siguen alimentando la visión sovietizada de esa efeméride y han hecho de Arévalo y Arbenz los santos de su devoción, contradictoriamente uno de ellos un militar que estando en el poder nunca renegó de la institución armada y otro un demócrata con una participación muy corta en el espectro político pero determinante, ambos, fuera del contexto histórico idealizado, no serían motivo de pompa ideológica sino es por la tendencia a la deshistorización del discurso propagandístico de la izquierda.

No sé porque me recuerda tanto al 2015, miles de ciudadanos salen a las calles a exigir justicia y un grupo reducido de intelectuales en los medios electrónicos y Universidades pronto llenan de contenido complejo a lo que sucedía, es más, hubo hasta radicales esencialistas que desde el discurso de lo étnico querían vender su propuesta de una Plurinacionalidad como los comunistas lo hicieron con lo de la Dictadura del Proletariado, el ansia de querer construir una narrativa que distorsiona los hechos solo tiene sentido en una izquierda insípida, hambrienta de mártires, deseosa de sangre que reivindicar, tan en la deriva que secuestra personajes y los entroniza en ideales desfasados y sin más sentido que el de tener un día más de descanso en el año.

- Advertisement -

Últimas Noticias

Bancadas de oposición piden renuncia de la JD del Congreso

Las bancadas de oposición se manifestaron en contra de las acciones realizadas por la Junta Directiva del Congreso y los jefes de...

Visa completa adquisición de YellowPepper

El 20 de noviembre, VISA anunció que completó la adquisición de YellowPepper, una fintech pionera con tecnología propia y asociaciones, que apoya...

LG conmemoró el día mundial de la tv con tecnología

En 1996 se instituyó el 21 de noviembre como Día Mundial de la Televisión, para reconocer el impacto de las comunicaciones geo...

Castillo continua desmarcándose del gobierno pero descarta renuncia

El vicepresidente Guillermo Castillo, declaró durante una entrevista en el programa Con Criterio que la decisión del mandatario Alejandro Giammattei de invocar...
- Advertisement -

Noticias Recomendadas

MP hace un llamado a confiar en la institución

Por Juan Carlos Zapata Las manifestaciones pacíficas frente al Palacio Nacional contrastaron este sábado con las turbas violentas frente...

La falta de liderazgo político, el verdadero problema de Guatemala

Nicolás Díaz Jimeno Hoy me alejo de las temáticas de las que normalmente escribo, para abordar un ciencia que...

El presupuesto 2021, protestas previstas – resultados insospechados

Julio Abdel Aziz Valdez Me confieso ante ustedes, soy antropólogo. Creo que entre todas las profesiones que hay sería...

Desfinanciado y deficitario

Por Salvador Paiz Ayer amanecimos con una noticia indignante. Tras una sesión de 11 horas, nuestros “honorables” diputados del...
- Advertisement -