El preocupante corrimiento de las barreras perceptuales

Por Alex Castillo, coach de imagen personal

¿Qué pasó realmente en el 2020? Después de estar monitoreando distintas plataformas de comunicación e información todo este tiempo, he podido llegar a la conclusión que la pandemia (visto desde la imagen pública) representó lo que he denominado “El año del reseteo 3.ypico”, pues estábamos vivenciando el impacto del mundo digital cuando se nos vino un momento clave en donde todos los anhelos, temores, ideas conservadoras y progresistas convergieron y se vieron confrontadas con nuestra propia humanidad.

Fue en ese momento cuando lo que se tenía que reforzar se reforzó en los diferentes planos de nuestras vidas, y lo que tenía que deteriorarse lo hizo a punto de que muchas ideas preconcebidas, costumbres y estilos de vida murieron y creo que para siempre.

- Advertisement -

Estamos experimentando que ahora respondemos de forma inmediata a nuestras percepciones “prioritarias”, pero al mismo tiempo hemos disminuido la oportunidad que antes nos dábamos de percibir la realidad, analizarla y tomar una decisión. Ahora solo se reacciona, ya no tanto se analiza.

A dos años de pandemia, ¿en qué percepciones nos movemos?

A muchas personas he escuchado decir que la pandemia fue lo peor que les pudo haber pasado, mientras que otras (las menos) consideran que fue lo mejor y que salieron bien parados. Las percepciones que aún se mueven mucho en la actualidad a 2022, son relativas a que “los países están recuperando la normalidad”, “ya tenemos nuestra acostumbrada vida”, “ahora ya voy a poder volver a hacer aquello a lo que estaba acostumbrado”, etc.

Pero esta añoranza de lo antiguo, considerado como lo bueno, se choca cotidianamente con nuevas percepciones que hemos tenido que incorporar a nuestra vida diaria, como la forma cómo consumimos, las prioridades que tenemos ahora, decisiones sobre si nos queremos contagiar o no y principalmente una, que a mi personalmente me preocupa, es que considero que hemos perdido el miedo a la muerte porque satisfacer nuestras necesidades es LA PRIORIDAD, y sobre esto no hay tiempo que perder.

Las ideas que antes nos daban seguridad ahora ya ni les ponemos atención

Nos movemos en un mundo de constantes incertidumbres en donde ya no hay suficiente tiempo para analizar las cosas, y mucho menos nuestras vidas. Esto ha provocado que las ideas seguras que teníamos antes, ahora se vean casi inmediatamente cuestionadas porque mañana nos despiertan con otro tema.

Así, lo que antes eran ideas conservadoras ahora ya las relativizamos, las que eran más o menos considerables para nosotros ahora ya nos damos el chance de ponerlas en práctica bajo lo idea de “a ver qué pasa”, y las ideas que nos hacían progresar en nuestro proceso de constante cambio ahora ya las dejamos a un lado porque “lo importante es vivir”.

Analízalo, esta migración que ha sufrido nuestra percepción responde a lo que  llamo el fenómeno del “CORRIMIENTO DE LAS BARRERAS EN NUESTRAS PERCEPCIONES”.

Te explico…

Antes tú podías creer firmemente en algo, pero vino la pandemia y ahora esa convicción tuya puede ser o que ya no exista o que la hayas relativizado, porque la pandemia te mostró tu vida tal y como es y no como la cotidianidad te permitía moldearla o evadirla.

Viste, tu percepción se ha corrido a un punto más relativo, colocándote en una posición de crisis o conflicto personal pues muchas de tus creencias que le daban sentido a tu vida ahora ya no existen o no les pones tanta atención.

Si antes de la pandemia las redes sociales eran las plataformas que canalizaban nuestras percepciones y nos hacían criticar o apoyar ciertas cosas de la vida, ahora el escenario de cambio de percepciones es la propia realidad.

Por eso hoy se hace más necesario que incorpores a tu vida a la Imagen Pública, como la disciplina que te permite tener algunos elementos de juicio para entender  la realidad y reafirmarte en ella.