17.1 C
Guatemala City
miércoles, enero 20, 2021

Después de la tormenta… Autocompasión

Ismael Cala

El año 2020 ha sido uno de los más estresantes que recuerde. No sé si el peor, porque a veces es difícil recordarlos todos. Quizás porque la mente es sabia, y reacomoda los malos momentos, sin eliminarlos completamente. También porque desaprendemos, para avanzar y dejar espacio a lo nuevo.

Entonces, entre lo olvidado, lo desaprendido y lo que aparentamos olvidar, saco en claro que he sufrido momentos peores. Pero, entonces no contaba con herramientas para disipar los miedos inútiles o reprogramar conscientemente el cerebro.

Casi todos nos hemos visto afectados en 2020, sin distinción de nacionalidad, raza, género, fortuna económica o estatus social. Es cierto que no todos han tenido las mismas oportunidades sanitarias o económicas, pero el coronavirus ha sido una especie de rodillo que nos ha pasado por encima sin pedirnos antes el carnet de identidad.

Fenómenos así dejan secuelas profundas, como el llamado trastorno de estrés postraumático, después de vivir o ver situaciones complicadas.

En un contexto de cierre y principios de año, sugiero centrarnos en la autocompasión. Quizás por la religión, los hispanos hemos tenido una relación demasiado cercana con la idea del castigo. No solo las autoflagelaciones de algunos en las espaldas, para supuestamente enmendar errores, sino también el látigo mental del «no puedo, no seré capaz» o del «me merezco este castigo y he de sufrir».

La autocompasión, en opinión de los psicólogos, aborda cómo nos tratamos a nosotros mismos cuando las cosas no nos salen bien.

De acuerdo con la Universidad Adolfo Ibáñez, de Chile, la autocompasión no debe confundirse con otros conceptos: «implica una actitud activa de cuidado y de bondad dirigida a nosotros mismos, mientras que la lástima y autocomplacencia son actitudes más bien pasivas, que no buscan aliviar el sufrimiento, sino más bien quedarse estancado en este».

Para complementar lo que nos hemos exigido en 2020, hagamos el siguiente ejercicio de autocompasión:

  • Escríbete una carta a ti mismo, como si lo hiciera alguien que te estima muchísimo.
  • Recuerda en el texto, con serenidad, de dónde vienes; los avatares positivos y negativos de tu vida.
  • Pregúntate en qué puedes mejorar, pero en tono compasivo, sin autocrítica.
  • Guarda la carta por un tiempo.
  • Vuelve a leerla de vez en cuando, porque te hará sentir mejor.

Permite que la autocompasión ayude a sanar las heridas de 2020. ¡Felices fiestas! ¡Feliz Año Nuevo!

Últimas Noticias

Cementos Progreso recibe certificación OEA

La empresa Cementos Progreso fue autorizada como Operador Económico Autorizado por la Superintendencia de Administración Tributaria para sus procesos de exportación e...

Este es el nuevo horario de los mercados

Una de las nuevas medidas implementadas por el gobierno debido al aumento de casos de coronavirus, es la reducción del horario en...

Gobierno confirma medidas anunciadas

En conferencia de prensa la ministra de Salud, Amelia Flores confirmó las nuevas disposiciones del gobierno ante el aumento de casos de...

AMCHAM Guatemala da la bienvenida al presidente Joe Biden

La Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (AmCham Guatemala) da una calurosa bienvenida a la nueva administración estadounidense y espera que se mantengan...
- Advertisement -

Noticias Recomendadas

Migración, ¿hasta cuándo?

Salvador Paiz Las duras imágenes de las últimas caravanas migrantes provenientes de Honduras nos han estremecido a muchos. Es...

Reflexiones para una visión 2021

María Renée Estrada División Relaciones Institucionales AGEXPORT El 2021 llegó con retos y oportunidades, como llega...

Vacunas, entre las dudas razonables y el delirio

Ismael Cala Las dudas sobre lo nuevo son razonables, al igual que la incertidumbre frente a experiencias conflictivas. No...

Fortalecimiento institucional y crecimiento económico

 Juan Carlos Zapata Guatemala, como el resto del mundo, sigue luchando contra el covid-19. A ello se suman los...