De la intención a la realidad… ¡Una tercera guerra Mundial!

Mario Mérida. Escritor, comunicador y docente universitario

Un año antes de la firma de los Acuerdos de Paz entre el gobierno y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, URNG (1996), se concretó el Tratado Marco de Seguridad Democrática en Centroamérica, TMSDCA (1995). El tema viene al caso tras el anuncio del gobierno de Nicaragua, del ingreso de tropas, naves y aeronaves rusas: “La Asamblea Nacional (Parlamento) de Nicaragua, bajo el control de los sandinistas, autorizó este martes el ingreso de tropas, naves y aeronaves de las Fuerzas Armadas de Rusia, a petición de urgencia del presidente del país, Daniel Ortega, para participar en operaciones contra el delito en el mar Caribe y en el océano Pacífico nicaragüense” (elPeriódico 15/06/2022). El asunto no tendría que ser visto de manera trascendental, sino fuera por la existencia del TMSDCA.

La presencia rusa en Nicaragua no es nada nuevo, ya que desde hace algunos años (06/04/2017) opera una estación rusa Glonass[1], en la laguna de Nejapa, construida por Roscosmos, la agencia espacial rusa y promotora del proyecto Glonass. Las instalaciones rusas cuentan con enormes antenas parabólicas y un muro de cemento con alambre de púas.

- Advertisement -

El Tratado centroamericano norma el compromiso de: “… notificar por escrito a las demás Partes, por la vía diplomática, con no menos de treinta días de antelación, cualquier maniobra, desplazamiento o ejercicio militar, terrestre, aéreo o naval planificado, que se realice bajo las condiciones que determine la Comisión de Seguridad en cuanto al número de efectivos, ubicación respecto a la frontera, naturaleza y cantidad de equipo que se utilizará, entre otros (Articulo 28, a). Igualmente, hace hincapié en que los países signatarios asumen el compromiso de: “… abstenerse de adquirir, mantener o permitir el estacionamiento o tránsito en sus territorios de armas de destrucción masiva e indiscriminada, incluyendo las armas químicas, radiológicas y bacteriológicas”. También alerta a “no construir o permitir la edificación en sus respectivos territorios, instalaciones que sirvan para fabricar o almacenar este tipo de armas” (Artículo 34).

El estacionamiento de tropas rusas en territorio centroamericano está relacionado, con el balance razonable de fuerzas en la región y las necesidades de defensa de cada país: “teniendo como base factores tales como condiciones geográficas y fronterizas relevantes, y la presencia de fuerza o asesores militares extranjeros, entre otros” (Artículo 33).

Lo decidido por Nicaragua, debe ser analizado por el Consejo Nacional de Seguridad de Guatemala, ya que la ley, que creó el Sistema Nacional de Seguridad, lo articuló en el último de sus considerandos: “Que resulta de particular importancia que el Sistema Nacional de Seguridad esté sustentado en los principios y normas contenidos en el Tratado Marco de Seguridad Democrática en Centroamérica, para dar viabilidad al cumplimiento de los compromisos asumidos en los Acuerdos de Paz, la Ley Marco de los Acuerdos de Paz e Instrumentos Internacionales ratificados por Guatemala”. No para crear controversia, sino para estar al día con la coyuntura que se derive de la decisión del mandatario nicaragüense.

Siguiendo la información derivada de las fuentes relacionadas con el tema, resulta importante lo expresado por Olga Skabeeva,  presentadora de la televisión oficial rusa al informar, que “si sistemas de misiles americanos pueden estar cerca de Moscú desde el territorio de Ucrania, es hora de que Rusia despliegue algo poderoso más cerca de una ciudad estadounidense”, extremo que tuvo una reacción por parte del Gobierno estadounidense. Por medio del presidente Biden: “Tengo información clasificada que no puedo contar, pero el riesgo de una Tercera Guerra Mundial es muy grande. Las consecuencias son inimaginables. Ninguno de los que está acá se puede imaginar la consecuencia de esta guerra”. (elPeriódico. 16/06/2022).

Desde el espíritu del TMSDCA, es atentatoria la presencia de recursos bélicos contra la seguridad norteamericana, como en su momento los fue las instalación de misiles en Cuba (1962), acción vista como el preámbulo de una Tercera Guerra Mundial, como lo planteo Biden, que de ocurrir activaría el TRATADO INTERAMERICANO DE ASISTENCIA  RECIPROCA, TIAR (1947): “Las Altas Partes Contratantes convienen en que un ataque armado por parte de cualquier Estado contra un Estado Americano -en esta oportunidad EE.UU-, será considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos, y en consecuencia, cada una de dichas Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque, en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas (Artículo 3), que de ocurrir impactaría aún más en la precaria calidad de vida de los centroamericanos


[1] GLONASS es un Sistema Global de Navegación por Satélite desarrollado por la Unión Soviética, siendo hoy administrado por la Federación de Rusia y que constituye el homólogo del GPS estadounidense y del Galileo europeo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-41596292