11.9 C
Guatemala City
domingo, enero 29, 2023

¿Cuál es el proceso correcto para solucionar cualquier problema?

“Para solucionar un problema es vital entender la causa y no la consecuencia. Es común ver lo que está pasando, pero no entender por qué está pasando”.

Dr. Virgilio A. Cordón

 Un problema que frecuentemente encuentro tanto en organizaciones como en personas, es la falta de una metodología correcta para definir y solucionar un problema.  Esto hace que, en la mayoría de los casos, se quiera solucionar algo pensando en la consecuencia y no en la causa; en el camino y no en la dirección correcta; en la forma y no en el fondo; en empezar el camino sin definir antes la dirección correcta.

Existen varios métodos que se utilizan para la correcta toma de decisiones y que las personas que han alcanzado sus objetivos nos han compartido durante muchos años.  A continuación, les comparto el que yo utilizo porque me parece tanto efectivo como fácil de realizar.

“Para poder arreglar cualquier tipo de problema, se debe seguir una serie de pasos que nos ayuden a entender qué hacer, por qué hacerlo, cómo hacerlo, cuándo hacerlo.  Luego debemos tener claro el destino para entender la dirección correcta”.

  1. Ordeno entre lo que controlo y no controlo: Es tendencia en nosotros ocupar nuestro pensamiento en tratar de encontrar la solución sobre algo que no tenemos ningún control. Si no controlo algo que me pasa, simplemente es una circunstancia en mi vida.  Para que sea problema, yo debo tener control sobre la circunstancia para que dependa de mi la solución. El vivir pre-ocupados es una de las principales razones por las cuales vivimos ansiosos, ya que buscamos el control sobre algo que simplemente no tenemos. Ej: Que a mi familia no le dé COVID, que mis hijos no tengan un accidente, etc. 
  2. Me enfoco en lo que controlo: En lugar de pre-ocuparnos, debemos aprender a ocuparnos en las cosas que si controlamos.  Al hacerlo, podemos pensar y actuar basado en nuestras propias potencialidades porque si depende absolutamente de nosotros el alcanzar el objetivo.  Ej: en lugar de preocuparme si voy a ganar un examen (que es lo común), debemos ocuparnos y estudiar para ganarlo sin problema.
  3. Los coloco en orden de importancia: Una vez me enfoco en lo que controlo, debo listarlos en orden de importancia según las circunstancias del momento.  Debemos evitar el error de querer arreglar todo al mismo tiempo, ya que eso nos hace ineficientes en el uso de recursos y enfoque.  Como decía el dicho: “el que mucho abarca… poco aprieta”. Y… ¿Cómo los ordeno en importancia? Simplemente ordénelos de manera tal que tenga claro qué es prioridad en este momento y requiere su inmediata atención y que es importante pero no urgente.
  4. Desarrollo las expectativas reales basadas en las prioridades: una vez que tiene los problemas ordenados por prioridades, desarrolle las expectativas realistas sobre la solución del problema, de lo contrario perderá su tiempo planificando algo que no es real y que solo le frustrará en el futuro.  Ej: Bajar de peso es algo que controlo y es importante, pero si mi expectativa es bajar 10 libras en una semana, simplemente no estoy siendo realista. 
  5. Desarrollo los objetivos reales: Una vez tengo un objetivo real, el siguiente paso es definir un plan de acción para alcanzarlo.  Muchas personas fallan en esta parte del proceso porque creen que basta solo con definir el objetivo.  El plan de acción debe incluir por lo menos las respuestas a las siguientes preguntas: ¿Qué?, ¿Quién?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿Dónde? y ¿Con qué?.
  6. Ejecuto el plan con un seguimiento fuerte: Ahora si procedo finalmente a la ejecución del plan de acción con un seguimiento fuerte, constante, dándole la importancia que requiere para asegurar el avance y la dirección.
  7. Evalúo, mejoro o cambio según los resultados:  debemos recordar que no existe un plan perfecto y que “el mapa no es el territorio”, algunas de las cosas planificadas al inicio posiblemente no funcionen, por lo que deberemos hacer los ajustes necesarios.

Última recomendación: Se tienen que cumplir todos los pasos sin excepción y en el orden indicado.  Este proceso no funciona si solo hacemos algunos pasos o desordenadamente, porque eso implica que tarde o temprano tendremos que volver a empezar. Éxitos.

 

Suscríbete a Nuestro Boletín

¡No te pierdas las noticias más relevantes y contenido exclusivo! 📲

Últimas Noticias

Noticias Recomendadas