22.5 C
Guatemala City
lunes, mayo 17, 2021

A propósito del petróleo: Importante mientras no se tenga acceso inmediato a otra fuente de energía

Mario Mérida

Hace uno años cité un párrafo de “La Esperanza Rota: la revolución guatemalteca y los Estados Unidos, 1944-1954” (Piero Gliejeses. 2005), en el que el autor hace mención de la tribulación de Árbenz, cuando creyó que Washington, le cortaría el suministro de petróleo: “La angustia era tal que Árbenz, llamó a Roberto Saravia, gerente de la ESSO, para preguntarle ingenuamente si ‘era posible que el gobierno guatemalteco comprara un millón de galones de gasolina en barriles”; pensando que Pérez Jiménez, en esa época presidente de Venezuela se los vendería. Tiempo después fue promulgada la ley de hidrocarburos; los conocedores aseguran que en la misma se incluyeron consejos de los EE.UU. y que incluso, fue publicada en inglés en el Diario Oficial guatemalteco”.  Lo anterior y lo que sigue en los párrafos siguientes fueron publicados en el artículo “PETROLEO, SOBERANIA Y GOBERNABLIDAD” (elPeriódico. 2008) ahora actualizado y contextualizado en el presente artículo para Perspectiva.

En esa fecha únicamente se conocían dos refinarías “PERENCO”, que extraía y comercializaba el petróleo y Petro-Motagua de capital nacional, cuyo funcionamiento pendía de la autorización de un préstamo del BCIE, la que según tengo entendido está a las puertas de iniciar operaciones o gestiones para operar en el país.

Según cálculos de la Dirección General de Hidrocarburos a abril de este año, “las empresas Petro Energy, Latin American Resources, LTD. y la Empresa Petrolera del Istmo deben, en conjunto, $66 millones 127 mil 642.32 al Estado. De estos, $12.8 millones corresponden a regalías y otras obligaciones contractuales, mientras que el resto son multas e intereses por pagos extemporáneos” (Prensa Libre 29/abril/2021)

Hay quienes dicen que el petróleo nacional es de mala calidad; tesis adversada por el ingeniero Hugo Guillermo Álvarez:

“El petróleo de Guatemala no es de mala calidad. Actualmente es refinado en EE. UU., sin ningún problema, y el azufre que lo acompaña es parte del mismo desde su origen en el subsuelo; … Si la producción es poca es porque al Ministerio de Energía y Minas -de esa época- llegan ministros incapaces de tener visión a corto y largo plazo para establecer planes de exploración y explotación petroleras que permitan encontrar nuevos yacimientos de petróleo y gas que nos permitan ser autosuficientes y no ser altamente dependientes de las importaciones de crudo y sus derivados, y por consiguiente, ahorrarnos los miles de millones de dólares que pagamos por esos volúmenes importados” citado por Mario Antonio Sandoval  (El Petróleo Local. P.L.14/12/07). 

También se argumenta la oposición de las organizaciones ambientalistas en contra de la explotación petrolera, lo cual no es absolutamente cierto o por lo menos, no es una visión generalizada.

La ambientalista y columnista Magaly Rey Rosa publicó en Prensa Libre, el artículo ‘No estamos en contra del petróleo’ (09/abril/2021): “EL DEBATE SOBRE EL PETRÓLEO se acalora, pero no se aclara. Parece casi imposible lograr que la gente entienda que no estamos en contra del petróleo ni del desarrollo. El siglo XX fue el siglo del petróleo y todas y todos lo utilizamos; hay más de 5 millones diferentes hechos de derivados del petróleo”. Y agrega: “El colectivo Madre Selva se opone a que se explore petróleo dentro de aquellas áreas que -por su importancia- han sido declaradas legalmente como áreas protegidas”.

Asimismo, comentó: “La lógica de permitir la operación petrolera en nuestras áreas protegidas se basa en el concepto de qué -como el gobierno no invierte ni un centavo y recibe unos cuantos milloncitos- el negocio es bueno” Regalías que según la nota de prensa de ayer no se han hecho efectivas.

La explotación petrolera es un asunto de Estado, así lo norma la Constitución Guatemalteca: “Se declara de utilidad y necesidad públicas, la explotación técnica y racional de hidrocarburos, … El Estado establecerá y propiciará las condiciones propias para su exploración, explotación y comercialización” (artículo 125).  Esto, en tanto continuemos dependiendo del petróleo y sus derivados, como el gas propano y otros. Lo cierto es que, como muchos temas de la vida nacional, es momento de revisar leyes y políticas para asegurar el desarrollo del país, particularmente en época de covid-19.

Últimas Noticias

- Advertisement -spot_img

Noticias Recomendadas