7 mitos sobre el conflicto armado en Guatemala y la narrativa dominante

Julio Abdel Aziz Valdez

Hemos llegado a otro aniversario mas de la firma de los acuerdos de Paz en Guatemala (2021) con dos hechos que cabe resaltar, un acto donde el presidente de la república, el Dr. Alejandro Giammattei, no se presentó seguro tenía otras cosas más importantes que hacer y, la convocatoria realizada por la izquierda onegera para una manifestación por la perdida de sentido que han tenido los acuerdos a dicha manifestación, cabe recalcar, a penas llegaron una treintena de personas que prontamente se retiraron de la plaza central, lugar que por cierto ha sido habilitado para aplicar las vacunas contra el COVID, esto es mas bien tiene el objetivo de neutralizar las manifestaciones y ha servido por cierto.

El tiempo transcurrido entre la publicación del informe REMHI de la oficina de DDHH del Arzobispado en 1998 y el de la CEH en 1999 es de 23 y 22 años respectivamente, lo que es importante señalar en tanto que ambos escritos son los que marcaron la pauta de la narrativa semioficial del conflicto armado, es más, se ha comprobado que el mismo Estado a asumido tal narrativa como parte de las presiones internacionales que son las que finalmente impusieron la Paz.

- Advertisement -

Frente a esto y con la distancia histórica que nos permite ver el conflicto, hemos identificado 7 mitos que se repiten o argumentos que se han inventado en torno a esta serie de eventos históricos sociales, espero que estas reflexiones puedan ser de utilidad para discutir sobre los alcances del conflicto que cobro la vida de miles de guatemaltecos, podrán encontrar parte de estos puntos de análisis en 7 videos de este mismo autor ha subido a su canal de youtube.

Mito 1: Un conflicto entre buenos y malos

  • La visión de los conflictos armados entre buenos y malos a lo Hollywood no es más que una estrategia de propaganda, esta visión fue secundada por todos los gobiernos en el mundo que intentan justificar una visión de la historia que case con reclamos o situaciones posteriores, en el caso de Guatemala ha llegado a tal grado la caricaturización del conflicto armado que se presenta los guerrilleros, cuando aparecen, como salvadores frente a las hordas de militares sedientos de sangre, contradictoriamente esto ha sido refrendado por parte de la intelectualidad que en parte se presento como peritos en el juicio por genocidio tal es el caso de la Dra. Marta Elena Cassaus Arzú o bien como es el caso del Doctor Manolo Vela, Dr. Carlos Figueroa Ibarra, Dr. Sergio Tishler, Dra Irma Velásquez y otros más que impulsan vehementemente el binarismo del conflicto, malos muy malos contra buenos muy buenos.
  • La propaganda crea héroes y villanos, como sucede en todos partes del mundo, pero en el caso de Guatemala la narrativa que se impuso fue la de un ejército compuesto por genocidas contra la población civil, en forma paulatina el conflicto entre partes desapareció por lo que la imagen de los malos fue magnificada.
  • Los buenos, si acaso se habla de ellos alguna vez, son aquellos que contradictoriamente se muestran como los defensores de las causas populares, del pueblo. El romanticismo entra en juego, jóvenes rebeldes, indígenas resistiendo, mujeres altivas enfrentando al ejército todo poderoso, racista, clasista, instrumento de los ricos, lo peor que hubo en la historia. Si se dan cuenta es el mismo guion que aparece en todas las narrativas en el mundo, la historia finalmente fue escrita no por los vendedores como diría el gran Rius.
  • Lo que aconteció en CA y Guatemala no fue un conflicto entre guerrilleros buenos y militares malos, o viceversa un ejército bueno versus guerrilleros malos sino entre grupos que intentaban hacerse del poder por medio de las armas y el ejército como extensión del Estado que lo impidió por medio del uso de la fuerza, en medio de toda esta tragedia hubo víctimas civiles de todos los estratos sociales, culturas y lugares.
  • La visión de buenos y malos por su parte es la visión que se impuso una vez que el conflicto armado dejo de ser funcional para la intelectualidad que no podía presentar una historia de gloria o de logros militares, porque no la hubo, y entonces opta por la versión del genocidio donde la guerrilla prácticamente desaparece y toda la narrativa discurre entre víctimas y victimarios.
  • Pero cuando de nuevo regresa el tema del conflicto, los intelectuales recurren a plantear que la guerrilla luchaba por los pobres, indígenas y por una mayor democracia aspectos que se demostró años después de finalizado el conflicto que no eran ciertos, en tanto que no todos los pobres, indígenas estaban con ellos y la democracia no era una práctica habitual en sus acciones. Una buena forma de ver los impactos reales y lo que pudo haber pasado si haber ganado la guerrilla en Guatemala está en lo que vemos hoy en Nicaragua y El Salvador como poco a poco aquellos que lucharon con armas en la mano se convirtieron en el poder real y como finalmente actuaron con él.
  • El discurso del genocidio es en esencia el discurso del reclamo de compensaciones hacia un Estado que no lograron capturar, es la desviación de la atención, hacia el hecho que hubo un conflicto armado donde los muertos tuvieron un papel tan importante como los vivos. Las cifras se magnificaron o bien se invisibilizaron, habrán de pasar muchos años, si es que algún día nos damos el chance de investigar más a fondo, para obtener una visión más objetiva de los impactos en vidas humanos de este conflicto, pero mientras haya gente que viva de estas narrativas seguro el tema del genocidio seguirá sustituyendo la idea de un conflicto armado.

Mito 2: Un conflicto ininterrumpido que duro 30 años

  • La historiografía de izquierda ubica el inicio del conflicto armado en los eventos acontecidos el 13 de noviembre de 1960 que no fue más que un intento de golpe de Estado contra el presidente electo el General Miguel Idígoras Fuentes, ¿Por qué lo hacen? Pues bien, porque al ser apaciguados esos golpistas un grupo de jóvenes oficiales, inspirados en el reciente triunfo de la guerrilla cubana, deciden irse a la montaña y constituirse como la guerrilla guatemalteca.
  • Esos primeros guerrilleros, muy jóvenes, por cierto, no eran pobres, no eran indígenas, nunca fueron dirigentes populares, y menos aún eran comunistas como no lo era Fidel Castro, su despertar a la conciencia comunista se produce como una suerte de romance y luego como un matrimonio de conveniencia con la Unión Soviética que terminó por pagar la aventura militar de toda la región.
  • La incorporación de comunistas que estaban en la clandestinidad se produjo posteriormente una vez que la Guerra Fría estaba en pleno auge en todo el mundo, comunistas y nacionalistas convergen en acciones armadas contra el Estado, pero no dejan de ser grupos reducidos.
  • Esta guerrilla no tenía arraigo popular si por esto entendemos como respaldo de sectores a los que decían representar, y como lo sucedido en 1968 cuando muere el Che Guevara en Bolivia la guerrilla guatemalteca muere producto de sus propias contradicciones, luchas por poder, dinero, por diferencias ideológicas y de conducción de las acciones armadas a esto hay que sumarle el uso de la fuerza del Estado a veces en forma brutal y otras con mucha mayor inteligencia producto de las limitaciones de material e insumos que carecía debido al embargo que contradictoriamente Estados Unidos había impuesto tanto por el impacto de las campañas diplomáticas de la misma guerrilla y sus quinta columnistas, como por parte del principio de no apoyar a los potenciales enemigos de sus verdaderos aliados, en este caso el Reino Unido que todavía en aquellos años tenía una disputa territorial con Guatemala por Belice.
  • Lo que finalmente reduce la conflictividad es el traspaso de poder a un civil en 1966 que arrebata el discurso beligerante a esos pocos alzados, otra vez, adicional a la acción contrainsurgente que dio al trasto con esa guerrilla en 1968 y que aun así llevo a cabo secuestros de diplomáticos hasta 1970
  • La siguiente guerrilla nace de esta y al igual que esta va a tener fecha de caducidad. Hay que recalcar que las guerrillas de los sesenta, setenta y ochenta y por fin la de los noventa son diferentes, no solo por un tema generacional sino por el recambio que se produjo en la militancia, la contradicción mas grande es que en esas casi cuatro décadas las dirigencias se mantuvieron, lo que finalmente destruyó la sostenibilidad de la propuesta política que manejaban, eran en la practica organizaciones militares piramidales con propuesta política.
  • Lo que viene después son escaramuzas que sirvieron para darle reconocimiento internacional al cuerpo diplomático que uso la guerrilla para negociar la paz que finalmente se produce en 1996, la guerrilla guatemalteca se aprovechó de las luces que tenía el enorme conflicto en Nicaragua con la contra y del empate técnico que la guerrilla salvadoreña obtuvo en 1989, en Guatemala para esos años la guerrilla en el terreno no era más que un grupo de alzados que sembraban inquietud en algunas regiones lejanas
  • Hay que ser enfáticos, durante los 30 años de existencia de las guerrillas, el conflicto fue focal, o sea, se reducía a ciertos lugares del país, lo que significa que mientras en algunos lugares había actividad en otros no, esto difiere en muchísimo lo acontecido en Nicaragua y El Salvador donde los conflictos abarcaron todo el territorio patrio. El Ejercito logro muy bien, empujar a las huestes guerrilleras a los montes y selvas desde donde se desarrolló la ultima fase del conflicto, la que marcó la victoria del aparato diplomático de la guerrilla en tanto que lograron vender un conflicto a base de pura denuncia por violaciones de derechos humanos y fue esto lo que logró, finalmente, impactar a la comunidad internacional para que impusiera las condiciones de la paz en un pack que incluía a Nicaragua y El Salvador.

Mito 3: Conflicto armado con contenido étnico

  • El conflicto armado en Guatemala nunca fue un conflicto armado entre indígenas y ladinos, que es la versión local de los mestizos o vaya la versión local de la cultura latinoamericana, el conflicto desde la visión de los comunistas era el de imponer una visión dual entre ricos y pobres, en Guatemala esos pobres en su mayoría son indígenas, pero estos no se involucran en forma masiva sino hasta en un segundo momento y en gran parte debido a que antepusieron su identidad católico cristiana, manipulada por cientos de religiosos que se habían aliado a las organizaciones guerrilleras en todo el continente pero en especial en la región mesoamericana.
  • Al ser un país sin una clase proletaria vigorosa el contenido se desplazó a lo agrario, y ahí se ubicaba las mayorías indígenas que fueron utilizadas, en la segunda parte del conflicto armado, pero el problema es que esto se redujo a un agrarismo simple, distribución de tierras como se había hecho en 1954 y en otros lugares del mundo
  • El indígena con todo y que llego a ser la mayor cantidad de los combatientes en la guerrilla y en el ejército no se definían a sí mismos como tales sino como actores revolucionarios o ciudadanos en su efecto, el contenido étnico fue manipulado por la guerrilla cuando intento incrementar el número de contradicciones que supuestamente explicaban la conflictividad, de tal forma que se intentó imponer la visión de que el ladino era el opresor frente al indio el oprimido, pero esto condujo a muchas confusiones porque la dirigencia guerrillera en su conjunto eran ladinos y entonces inventaron el termino ladino solidario.
  • La visión actual que la intelectualidad indígena genera sobre la participación indígena en el conflicto se produce cuando estos rompen con la intelectualidad de izquierda y poco a poco estos les reclaman que sus congéneres habían sido utilizados de carne de cañón cuando en realidad estos se involucraron por conciencia propia u obligados por presiones de las fuerzas armadas del gobierno y guerrilla, la mejor muestra de este extremo esta analizada por David Stoll en su libro Entre Dos Fuegos cuando aborda el conflicto en el área Ixil del centro del departamento de Quiche.
  • Hoy en día la visión dual de buenos contra malos también atraviesa a la participación de los indígenas, los hay revolucionarios los buenos y los malos que estuvieron en el ejército, y en las protestas a favor y en contra de los juicios contra militares implicados en actos de lesa humanidad han aparecido y cada uno señala al otro de ser manipulado y acarreado
  • Si bien es cierto que hubo algunos pueblos, que por estructuras de poder familiares se unieron a la guerrilla esto no significa que la guerrilla hubiera hecho alianzas con grupos étnicos completos a ver, en Guatemala hay cientos de municipios y estos a su vez están divididos en decenas de pueblos, aldeas y caseríos, un grupo étnico lingüístico domina varios municipios culturalmente hablando pero no significa que esos municipios sean todos iguales o que hagan causa común en forma conjunta solo porque hablan el mismo idioma, la guerrilla intento disputar el poder de las autoridades civiles indígenas y muchos de esos cayeron asesinados por ello y fueron acusados de ser orejas o comisionados militares para justificar sus acciones criminales.
  • Hubo y siguen habiendo diferencias colectivas entre pueblos, muchas de estas afloraron cuando la violencia se convirtió en un recurso válido, pero esto no fue visualizado en tanto que la narrativa de los buenos contra los malos se implantó, todos los indígenas pasaron a ser la epitome de la bondad y resabio de la tragedia de la conquista, todo lo que dijeran sus dirigentes encumbrados por el discurso de izquierda es válido, por el contrario, no podían haber indígenas del bando opuesto, de haberlos seguro eran traidores a la causa y por lo tanto eran tratados como enemigo, este binarismo simplista y tendencioso sigue vigente.

Mito 4: Conflicto entre ricos y pobres

  • Como dijimos y reiteramos en el mito 1, los iniciadores, fundadores y toda la plana mayor de la guerrilla no fueron pobres, ni dirigentes sociales y aun así constituyeron organizaciones que asumían el discurso de la lucha entre ricos y pobres más por su retroalimentación marxista que porque realmente entendieran los entuertos de la pobreza. Y aun cuando algunos podrían afirmar discursivamente que no se necesita ser pobre para estar “del lado de los pobres” en realidad el lado de los pobres es salir de la pobreza y no constituir esta en un discurso político que pretenda imponer en el poder a quienes usan ese argumento, claro está, quienes se movilizaron a partir del discurso en realidad lo creyeron y lo hicieron porque en teoría sonaba y suena idílico, religiosamente correcto, había una lectura muy pobre sobre los resultados que esto había dado en Cuba y Nicaragua aun era un experimento que se estaba llevando a cabo.
  • Existe una idea manipulada en cuanto a los pobres incorporándose al esfuerzo revolucionario por imponer un sistema justo o vaya una dictadura del proletariado como diría Lennin, lo que sucedió es que las organizaciones guerrilleras crearon o bien se insertaron en organizaciones populares y sindicales esto con el objetivo de respaldar la idea de que eran esas masas las que se estaban involucrando. Esto se pudo ver más nítidamente cuando las organizaciones desarrollan el modelo de organizaciones de masas que supuestamente eran la expresión popular o civil ejemplo de ello fue en El Salvador las Fuerzas Populares de Liberación o FPL se inventa el BPR o bloque popular revolucionario y e Guatemala el EGP o ejército guerrillero de los pobres crea el Frente Popular 31 de enero compuesto por supuestas organizaciones de clase, lo que no era cierto, en Guatemala una de ellas era el Comité de Unidad Campesina o CUC que no solo nace por impulso de religiosos sino que intenta jugar el papel de un sindicato agrario y en efecto movilizó temporalmente a miles de campesinos, pero como una burbuja esto desciende en parte por la movilidad social, la migración pero sobre todo creo porque los campesinos mismos se dan cuenta de la manipulación de la que son objeto, eran peones en un juego de ajedrez, en los ochenta muchos dirigentes, huyendo de las acciones contrainsurgentes, simplemente huyen y abandonan a sus bases eso fue decepcionante.
  •  Una forma de comprobar la manipulación del elemento de clase está en la movilización sindical, en la actualidad dichas organizaciones están en proceso de desaparición en las empresas privadas por varias razones, no se puede negar la franca hostilidad de los patronos, pero esta sobre todo la flexibilidad en el proceso de contratación que está ayudando a que los trabajadores a no perpetuar relaciones de dependencia ad eternum, no así en las instituciones del Estado donde el sindicalismo se afincó y logró hacer alianzas con los gobernantes de turno para sus beneficios personales, lejos pero muy lejos está el considerar el sindicalismo dentro del Estado como organizaciones de clase pero fueron estas las que sobrevivieron al gran despertar de la clase obrera, y sus objetivos era sobrevivir el clientelismo que el Estado impuso en su incapacidad de proveer los medios y no los fines del desarrollo.
  • Los pobres es más bien un recurso discursivo que sirve para validar acciones políticas, ciertamente la mayoría de los combatientes, no los activistas los que en su mayoría eran de clases medias, eran pobres por ser campesinos de subsistencia y no significaba que estos aspiraran a imponer un dominio de los pobres, a ver… los campesinos pobres carecían de la imagen de un patrón por lo que explicar que eran pobres porque otro se había enriquecido era complicado, excepto cuando migraban a la costa sur ya sea para el corte de caña o para las fincas algodoneras, además del corte de café, poco podían explicar lo voluble de estas industrias y menos aún lo limitado que era el conservar la matriz de agricultura de estacionaria, pero era tal la perversión que la intelectualidad metió en la cabeza de aquellos campesinos que podrían hacer mejor el trabajo del agroindustrial si se apropiaban de la tierra, debieron pasar muchos años más, con la migración hacia las ciudades y los Estados Unidos para que miles se dieran cuenta que conservar tierras no tiene sentido sin los medios ni el mercado.
  • Por su parte las elites económicas si presionaron a mantener sus privilegios mercantilistas, monopolios y demás, lejos esta de que estos constituyeran una derecha liberal o que le apostaran al libre mercado, aun así, poco o nada contribuyeron al esfuerzo de guerra más allá del pago de sus impuestos que finalmente ayudo a mantener la reducida maquinaria militar y los programas de pacificación posterior, es por eso que cuando por fin el liberalismo llega al poder en 1996 con las políticas de contracción del gasto público se apresura el proceso de firma de la paz, no era viable mantener la economía con gastos militares elevados, aun cuando fuesen menores a de toda la región.
  • Por otra parte, fue importantísima la participación de las clases medias intelectuales, personas que proporcionaron argumentos, y estructura organizativa, estos intelectuales lejos estaban de las vicisitudes que vivían los pobres y aun así recalcaban que eran sus representantes, la paradoja estaba dispuesta. La intelectualidad logró secuestrar el principal centro de formación de la nación, la Universidad de San Carlos de Guatemala, y con ello aseguró mantener el flujo constante de información en las postrimerías del boom informático de inicios del milenio del 2000.
  • Los pobres concientizados de su pobreza tenían dos caminos o incorporarse a la guerrilla que decía representarlos para darles un futuro de igualdad o vaya salir de la pobreza por medio de su trabajo, de hecho entre la década de los ochenta y noventa se produjo un gran reflujo de capital producto de la neutralización de la guerrilla que quemaba fincas, secuestraba, extorsionaba, destruía el tendido eléctrico, puentes esto junto con el desplazamiento producto de la violencia produjo movilidad social, el argumento de la lucha de los pobres por ser pobres dejaba de tener sentido, la guerrilla ya en decaimiento producto de las embestidas del Estado a inicios de la década de los ochenta, para mediados era solo un puñado de fanáticos que no representaban mas que su propio fanatismo, tan evidente fue esto que para 1997 mas de la mitad de los 2000 desmovilizados nunca habían participado en misiones o combate alguno, habían mas simpatizantes que personas deseosas de tomar las armas y mucho de esa simpatía estaba enraizada con las visiones dicotómicas románticas del bueno contra el malo.

Mito 5: Conflicto aislado de lo que sucedía en toda la región y el mundo

  • No fue el peor, no fue el único y no se dio en forma aislada, esta es la máxima para entender lo acontecido en Guatemala, parece obvio, pero no lo es, cuando la guerrilla fue neutralizada militarmente su cuerpo diplomático utilizó la narrativa de la totalización de la represión y luego el genocidio, todo esto para detener o vaya para menospreciar los avances del ejercito en el campo, y reducirlos a un grupo de sociópatas racistas sedientos de sangre que mataban sin más ni más.
  • La guerrilla guatemalteca no eran demócratas en armas, eran comunistas y otras vertientes de pensamiento de izquierda que ansiaban con tomar el poder del Estado, como lo que sucedía en toda la región. Su horizonte ideal era la Unión Soviética y su versión tropical Cuba, claro, una vez ganaron esas guerrillas en Nicaragua ese se convirtió en la utopía, es más, esta a diferencia de Cuba fue el Woodstock de los revolucionarios del mundo, cientos de guatemaltecos se unieron a las campañas de alfabetización y a recoger café en las fincas expropiadas a la oligarquía.
  • Sin el apoyo cubano, de la Unión Soviética y otros países de la órbita nunca la guerrilla se hubiera desarrollado militarmente y, sin el apoyo de los países escandinavos que luchaban por llenar vacíos dejados por el bloque soviético en la era de la post Guerra Fría, aprovecharon para inundar estos países con dinero fresco producto del desarrollo de sus industrias extractivas para imponer las nuevas corrientes de pensamiento feminista de tercera ola, el multiculturalismo y el ecologismo. La vertiente política de la guerrilla tuvo millones de dólares a su disposición para iniciar su vida legal, en El Salvador supieron aprovechar dichos recursos sin embargo en Guatemala confirmó que aun bastante simpatía era imposible remontar victorias electorales, hoy en día la marginalidad completa del partido URNG confirma que nunca fueron una fuerza beligerante consistente.
  • Guatemala fue escenario de la guerra fría, en menor escala, pero lo fue y cuando esta defeneció entre 1989 y 1991 el conflicto comenzó un declive acelerado lo cual era natural. Pero a propósito se ha dejado por un lado importantísimo papel que tuvo México en este conflicto, empezando por el refugio dado a revolucionarios sus universidades abrieron puertas como una vez lo hicieron con los exiliados españoles, y luego el uso de las recién formadas rutas del narco que sirvieron para el flujo constante de armas, fenómeno similar que pasa hoy en día con Estados Unidos, dinero hacia el norte armas hacia el sur, decenas de propiedades fueron adquiridas en aquel país como una forma de inversión del dinero adquirido en forma de extorsiones en nuestros países, se blanqueo capital y no extrañaría que mucho de ello haya tenido destino la naciente industria del narcotráfico, que en el caso de Nicaragua si se llegó a comprobar.

Mito 6: La iglesia como víctima

  • La mayor de las bajezas morales que la iglesia católica cometió en el post conflicto fue el informe de Recuperación de la Memoria Histórica Guatemala Nunca Más elaborado por la oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, y dicha afirmación deviene del hecho de la auto exculpación que pretendían alcanzar contando la historia en sus propios términos, el victimario justificándose a sí mismo.
  • De no haber participado la iglesia como lo hizo a partir de la década del setenta las guerrillas en toda la región jamás hubiera alcanzado el poder que llegaron a tener, es más, nunca hubiera sido derrocado el gobierno de Somoza y con ello nunca hubiera tenido el empuje táctico que las guerrillas salvadoreña, guatemalteca e incluso la chiapaneca llegaron a tener.
  • Fue el fanatismo religioso que impulsó la Teología de la Liberación fue el factor de movilización, más importante que la pobreza y la etnicidad para el caso de Guatemala. Iglesias, centros de retiro, hospitales y colegios fueron usadas de buzones, de centros de adoctrinamiento, es mas la formación de religiosos fue el antecedente para la formación de cuadros políticos que luego tomaron instalaciones universitarias, formaron las unidades de ciencias sociales, sin este impulso todo lo acontecido no hubiera podido llevarse a cabo.
  • Entre principios de la década de los ochenta hasta el día de hoy Guatemala y El Salvador lideran a nivel continental el avance de las iglesias protestantes, en parte se debió a la políticas contrainsurgentes que lograron identificar en la iglesia católica como factor aglutinante pero también vieron el hartazgo de la manipulación denominacional, pronto de cientos pasaron a miles y luego millones los feligreses que abandonaron el catolicismo decepcionados, este fenómeno se ve con mayor incidencia en Guatemala, El Salvador y Costa Rica este ultimo sirvió de base de resonancia a la revolución nicaragüense, la confirmación de esta afirmación es que en Nicaragua donde la revolución sandinista adscrita a la teología de la liberación impidió el avance del protestantismo, ahí los mismos sacerdotes, monjas y religiosos hicieron gobierno.  
  • En medio de este conflicto armado participaron los religiosos, y en las campañas contrainsurgentes mueren, cuando las organizaciones guerrilleras poco a poco se alejaron de la posibilidad de tomar por la vía armada el poder como sucedió en Cuba y Nicaragua, comenzaron a usar la figura del religioso mártir como un recurso para neutralizar la victoria diplomática de los Estados.
  • La muerte de religiosos fue utilizada como argumento diplomático, y es que la iglesia en su conjunto es parte de otro Estado que aun cuando no compartía la forma como estos habían asumido la puesta en acción del proyecto de la opción por los pobres, hizo muy poco por impedir que estos fuesen artífices de crímenes de guerra, secuestros, asesinatos, atentados, robos y extorsiones contra la población civil, en más de una ocasión se llevaron a cabo crímenes realizados por las guerrillas católicas contra los evangélicos que habían huido hacia el amparo del Estado o simplemente porque los acusaban de ser instrumento de la contrainsurgencia, pero todo esto fue menos preciado por la narrativa oficial que REMHI impuso.

Mito 7: ¿Quién ganó el conflicto la guerrilla o el ejército?

  • Si bien es cierto que el ejército nacional logró neutralizar a la guerrilla entre 1982 y 1985 la victoria militar no fue decisiva en tanto se conservaron bolsones de acción militar hasta inicios de los noventa, estos fueron necesarios para demostrar a nivel internacional que la “conflictividad” continuaba aun cuando en realidad la guerrilla había sido derrotada en el campo de batalla.
  • Los verdaderos vencedores del conflicto fue la población civil, la que participó en la elección de una constituyente en 1985 y la que participó en forma masiva en la elección de un gobernante civil, luego de más de 15 años de gobernantes militares, en 1986 se elige democrática y libremente a un gobernante civil de centro izquierda, el demócrata cristiano Vinicio Cerezo como también sucedió en El Salvador con José Napoleón Duarte. Fue esta participación ciudadana la que por un lado le dijo al ejército que ya no se requería de sus servicios y a la guerrilla que estaban hartos de tanto discurso que llamara a las armas, lo que se exigía era la paz, en El Salvador es obvio que la fuerza de la guerrilla era tal que desoyó el clamor popular y decidió seguir hasta que puso en jaque al Estado en 1989, por el contrario en Guatemala la guerrilla prácticamente se convirtieron en fantasmas, bandas que seguían delinquiendo para mantenerse con vida, el verdadero trabajo en este ultimo período lo hizo la estructura diplomática y la institucional compuesta por redes de ONGs y los remanentes de organizaciones sociales, algunos sindicatos, organizaciones estudiantiles y sobre todo espacios en universidades en especial en Landívar y San Carlos.
  • No se puede olvidar la enorme participación de las Patrullas de Autodefensa Civil organizadas por el Ejercito que tuvieron dos objetivos a saber: el arrebatar la base social, simpatía y colaboración que algunas comunidades tenían para la guerrilla y el otro es que sirvieran de base constitutiva para la reconstrucción, fue tal su importancia numérica que se planteo en varias oportunidades que llegaron a ser más de medio millón de miembros, la diplomacia guerrillera los llego a acusar de ser instrumento del ejercito y en efecto así fue al inicio pero pronto se constituyeron en poderes alternos, facticos. No se puede hablar de victorias tácticas sobre el terreno de operación sin la participación de estos miles de hombres que estando rudimentariamente armados lograron en menos de 5 años acabar con las simpatías locales hacia las organizaciones guerrilleras, lastimosamente ellos tomaron conciencia de ello y esto hizo que afloraran instrumentalizaciones políticas posteriores a la firma de la paz.
  • De 1986 a 1996 transcurrieron 10 años de negociaciones entre partes que buscaban acuerdos aun cuando el concepto conflicto armado estaba denostado, estos años se utilizaron para elevar presupuestos para el ejercito que se usaron para la corrupción y la guerrilla por su parte acumuló riquezas fuera de Guatemala producto de extorsiones que seguían realizando todo con vistas a su futura participación política y con la idea de que llegarían al poder, esta idea se implantó luego de la experiencia Salvadoreña que logró en un tercio de tiempo acabar con el conflicto en forma negociada.
  • Otro de los ganadores del conflicto fue la comunidad internacional en especial Estados Unidos y Europa, fueron ellos los que obligaron a las partes no solo con presión sino con promesas de ayuda financiera, fueron ellos los que le dieron la validez de contraparte a una guerrilla reducida a un grupo de maltrechos delincuentes políticos pero que en el plano discursivo representaban una supuesta conciencia política contra la corrupción que aquejaba al Estado
  • La idea era que la población fuese participe de los cambios profundos pero el problema fue que esa sociedad pronto desapareció detrás de la existencia de carteles de organizaciones no gubernamentales, financiadas por esa misma comunidad internacional, muchas de ellas quinta columnas de la misma guerrilla que emprendían una tercera versión de resistencia, una política que se apoderara de las herramientas democráticas e intentase tomar el poder, para ese entonces a penas el feminismo, el ecologismo y el etnicismo integrista comenzaban asomar su cabeza
  • Seamos enfáticos en este punto, para 1996 el conflicto armado ya no existía, es más para ser más precisos, entre 1989 cuando pierde las elecciones el FSLN en Nicaragua, cuando cae el muro de Berlín en ese mismo año y 1992 cuando el Salvador firma los acuerdos de paz en México y la caída un año antes del bloque soviético, LA GUERRILLA ERA SOLAMENTE UN FANTASMA y aun así tanto el ejercito como la diplomacia guerrillera lo mantuvieron vivo 4 años más por solo una razón DINERO, RAPIÑA y ESPOLIO